Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En libertad los dos detenidos tras el tiroteo del martes en Bruselas durante un operativo antiterrorista

Los dos sospechosos detenidos en Bruselas tras la operación antiterrorista del martes que dejó un presunto yihadista muerto y cuatro agentes de Policía heridos han quedado en libertad este miércoles, tras prestar declaración.
"El juez de instrucción ha dejado en libertad sin cargos a las dos personas", ha informado la Fiscalía federal a través de un comunicado.
La propia Fiscalía había informado horas antes de que dos personas fueron privadas de libertad a última hora del martes, para aclarar su posible relación con el tiroteo que sorprendió a varios agentes de Policía cuando se disponían a registrar un apartamento en el barrio Forest de Bruselas.
Uno de los sospechosos fue detenido en una de las redadas que siguieron al tiroteo y la otra fue localizada en un hospital, tras ingresar anoche con una pierna rota y ser intervenido quirúrgicamente. Las autoridades no han difundido su identidad.
Mientras, la Policía sigue buscando a otros dos individuos a los que sitúa en el lugar de los hechos en el momento del tiroteo y que habrían logrado darse a la fuga. El registro del apartamento en donde se produjo el enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad y los sospechosos fue previsto en el marco de la investigación sobre los atentados del pasado noviembre en París.
El asedio a la vivienda en la que se refugiaron los atacantes, tras disparar y herir a varios agentes, duró varias horas y en él murió un tercer sospechoso, que fue abatido por un francotirador de la Policía.
El fallecido ha sido identificado como Mohamed Belkaïd, un argelino que no estaba fichado por las autoridades belgas y que se encontraba en el país de manera irregular. Su cadáver fue hallado junto a un 'Kalashnikov', un libro sobre salafismo y una bandera del grupo terrorista Estado Islámico, según ha detallado la Fiscalía.