Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se libra de su ejecución por unas horas

"La ejecución con una inyección letal de Hank Skinner ha sido cancelada de forma indefinida", ha señalado un portavoz del penal.
La decisión ha sido tomada después de que la Junta de Perdón y Libertad bajo Palabra del Estado rechazara de forma unánime una solicitud de clemencia.
Los abogados del condenado habían pedido más tiempo para analizar pruebas de ADN que, según dijeron, podían absolver a su cliente de los crímenes por los que había sido declarado culpable. Pedían que se comparasen las muestras del ADN de Skinner con el encontrado en el cuchillo y en la cazadora del asesino.
Skinner, de 41 años, fue declarado culpable de matar a hachazos a su novia, Twila Busby, y de dar muerte a puñaladas a los dos hijos de la mujer.
Aunque ha reconocido que se encontraba en el lugar cuando ocurrieron los asesinatos, Skinner siempre ha insistido en que no pudo haber sido su autor porque en ese momento estaba inconsciente debido al consumo combinado de vodka y codeína.
"Yo no cometí esos crímenes y debería ser exonerado", señaló recientemente. Sus abogados afirman que el asesino fue un tío de la víctima que murió en 1997.
Cuatro ejecuciones en lo que va de año
Su ejecución debía ser la quinta este año en Texas, el estado más activo en aplicación de la pena capital.
Desde que el Supremo reimplantó la pena de muerte en 1976 han sido ejecutados 1.199 convictos en Estados Unidos. Más de un tercio de esas ejecuciones se han realizado en Texas, según datos del Centro de Información de la Pena de Muerte.