Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los líderes del G20 prosiguen su ronda de encuentros en la cumbre de Hamburgo

Los líderes del G20 prosiguen su ronda de encuentros en la cumbre de HamburgoREUTERS

Los líderes de los principales países industrializados y emergentes que forman el G20 prosiguen este sábado sus encuentros en Hamburgo (Alemania) con el reto de afianzar la cooperación multilateral, sobre todo en materia climática y comercial, pese a ser una cita marcada por las tensiones con el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

"Estamos Unidos en nuestra voluntad de reforzar las relaciones multilaterales en la cumbre del G20, necesitamos una sociedad abierta, en especial abierta a los flujos comerciales", ha dicho la canciller alemana y anfitriona, Angela Merkel, en una rueda de prensa la víspera de la cumbre.
La agenda marcada por Alemania prevé discusiones sobre la necesidad de luchar juntos contra la amenaza del terrorismo internacional y sobre el modo de afrontar otros retos como el crecimiento global y el comercio; el desarrollo sostenible, el cambio climático y la energía; la sanidad; la calidad del empleo; la digitalización y el papel de la mujer.
Sin embargo, la nueva Administración norteamericana se ha alejado de estas posiciones, ha roto con el acuerdo internacional contra el cambio climático de París --que el resto de partes considera "innegociable"-- y ha dado un fuerte giro proteccionista que ha tensado las relaciones con muchos de sus socios internacionales.
Además, Trump llega a Hamburgo tras una visita a Polonia en donde ha endurecido su discurso hacia Rusia, con cuyo presidente, Vladimir Putin, se verá en el G20 por primera vez desde su elección.
Ayer, los líderes mundiales reconocieron el papel de las víctimas del terrorismo y se han comprometido a cooperar para ofrecerles un "apoyo adecuado", en línea con la demanda de España para que la declaración de la cumbre se hiciera eco del valor de las víctimas frente al discurso del odio y del terror.
PROTESTAS
La Policía de Hamburgo ha anunciado este viernes que el número de detenidos por las protestas durante la cumbre del G-20 en la ciudad alemana ha ascendido a 45, según el último balance de las fuerzas de seguridad, recogido por Deutsche Welle.
La Policía de la ciudad ha informado además de que un total de 159 agentes han resultado heridos en varios enfrentamientos diseminados por toda la ciudad pero concentrados principalmente en lugares cercanos a la sede del encuentro, el Hamburg Messe, y en torno a la ruta del presidente Trump.
ÁFRICA, LA PRESIÓN MIGRATORIA Y TURQUÍA
Por otro lado, las relaciones con África y la presión migratoria también estarán sobre la mesa y la cumbre podría servir, según fuentes europeas, para tratar los problemas que está teniendo Italia para gestionar la llegada masiva de inmigrantes irregulares por la ruta del Mediterráneo central.
Otro de los puntos calientes para Merkel será la presencia del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, con quien la Unión Europea ha tensado las relaciones, pese al interés de mantener las buenas relaciones con este país para controlar el flujo migratorio.
Erdogan ha criticado con dureza sobre todo a Alemania por impedir mítines a su favor en suelo alemán y Bruselas ha reiterado tibias llamadas al respeto de las libertades en Turquía tras la intentona golpista de hace casi un año.
Mientras, un fuerte dispositivo de seguridad ha cercado la ciudad de Hamburgo ante el temor de incidentes violentos durante las distintas manifestaciones previstas para mostrar su rechazo al G20.
Unos 20.000 agentes de Policía vigilarán la ciudad, a la que se espera que lleguen más de 30 delegaciones, entre los miembros permanentes del G20 y los países invitados, incluidos España, Países Bajos, Noruega, Singapur y Vietnam.
LA UE RECLAMA PROTAGONISMO
La Unión Europea, en cualquier caso, quiere aprovechar la oportunidad de esta cita para "subrayar su muy positiva contribución" al crecimiento global y en cuestiones clave como la lucha contra el cambio climático y la apuesta por el libre comercio, frente al giro proteccionista de otras potencias, según han indicado fuentes europeas.
De hecho, en una carta a los líderes del G20 el pasado miércoles, los presidentes del Consejo europeo, Donald Tusk, y de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, destacaron el peso y responsabilidad cada vez mayor de Europa en estos "tiempos convulsos".
"Más que nunca, la UE se ha convertido en un punto de referencia mundial para todos aquellos que valoran los principios de la democracia liberal y los Derechos Humanos, el comercio libre y justo y las acciones concretas para hacer frente a los desafíos globales, como el cambio climático, la pobreza, el terrorismo y la inmigración ilegal", resumieron en la carta.
El bloque comunitario apuesta por "apoyar un sistema multilateral basado en reglas" que sirva también para "proteger y defender" a los ciudadanos, según lo expuesto por Tusk y Juncker.
La UE es consciente de que "es evidente que hay divergencias", sobre todo en las políticas comerciales y climáticas, según un alto funcionario europeo, en referencia a Estados Unidos.
Sin embargo, los líderes esperan que esta cita sirva para hallar un enfoque "constructivo" que permita acercar posiciones, que no se vea como un modo de presión sobre Washington, sino "como el modo de avanzar" en una agenda común.
España, que participa en el G20 como país invitado permanente, apoya las líneas generales marcadas por la UE y Alemania, y ve "especialmente relevantes" los debates sobre relaciones comerciales y clima, según han informado fuentes de Moncloa.
Por ello, España espera que la cumbre permita encontrar algún tipo de "mensaje común" sobre el comercio internacional, ante el consenso mayoritario de los beneficios que reporta.
El Gobierno, sin embargo, tiene una previsión "menos optimista" sobre los avances en materia de cambio climático que puedan lograrse en la reunión al ser el punto "más complicado" a tratar.