Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La madre asesina no superó la muerte de su primera hija

Fiona Donninson y su marido, Paul, nunca pudieron superar la muerte de su pequeña Mia, de diez meses. Desde ese momento, la pareja no superó lo ocurrido y el matrimonio acabó separándose. Según informa el diario británico, Fiona no se recuperó de aquella tragedia y, ahora, ha cometido una aún mayor.
La mujer, acudió este jueves a la comisaría de Heathfield, al sur de Reino Unido, para denunciar que había matado a sus hijos y se encontraban en el maletero de su coche.
La autopsia de los pequeños, de dos y tres años, ha revelado que Harry y Elise murieron menos de 24 horas antes de ser encontrados por la policía.
Mientras su madre, se recupera en el hospital de Eastbourne de los cortes que ella misma se realizó en las muñecas antes de acudir a la comisaría. Fiona se encuentra bajo custodia policial y los investigadores aún no han podido tomarle declaración.
Su hija murió por causas naturales
Según publica el 'Daily Mail', los amigos de la pareja aseguran que su matrimonio comenzó a hundirse cuando su hija murió, con sólo diez meses. Los forenses decretaron que la muerte de la pequeña se produjo por causas naturales. Oficialmente Mia murió por " muerte súbita e inesperada en la infancia".
El padre de los pequeños, Paul, está en libertad bajo fianza tras ser arrestado por un asalto. BQM