Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La madre más vieja del mundo se está muriendo a sus 72 años

Rajo Devi tuvo su primer hijo el pasado año con 70 años cumplidos. Ella junto a su marido se sometieron a técnicas de fecundación asistida y tras cuarenta años de matrimonio se convirtieron en padres. Ahora la madre más vieja del mundo ha reconocido estar demasiado mayor para recuperarse de las consecuencias que dejó en su cuerpo el procedimiento médico y el parto, según publica el diario británico . Metro
Rajo que yace en una cama bastante debilitada, sin embargo, afirmó que: "Yo soñé con tener un hijo toda mi vida. No me importa si estoy enferma, porque al menos he vivido lo suficiente para ser madre."
Ella y su esposo, campesinos analfabetos aseguran que no sabían los riesgos que corrían al tener un bebé a tan avanzada edad. Además, aseguraron que "el médico nunca dijo que era peligroso tener un bebé a mi edad".
La pareja, de Baddhu Patti en la India, vendieron lo que tenían y pidieron un préstamo para pagar los 2.000 euros aproximadamente que les costó el tratamiento de fecundación in vitro al que se sometió para tener su único hijo.
Después de la cesárea, Rajo sufrió una hemorragia interna grave y ahora tiene un quiste muy grande en uno de sus ovarios. Ella sufre mucho dolor, toma analgésicos a diario y tiene que permanecer todo el día en la cama.
A pesar de lo ocurrido, el médico que la sometió a la fecundación in vitro, dijo que los problemas de salud que afectan a Rajo no están relacionados con el parto tardío.
El especialista Anurag Bishnoi, explicó que "aunque la salud se está deteriorando por lo menos ella va a morir en paz sin enfrentar el estigma de ser estéril."