Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un grupo de manifestantes irrumpe en el CGN para exigir la destitución de Zeidan

Un grupo de manifestantes ha irrumpido en la tarde de este martes en la sede del Consejo General Nacional (CGN) libio para exigir la votación de una moción de censura contra el primer ministro, Alí Zeidan, y han prohibido a los miembros del organismo abandonar el edificio hasta que le destituyan del cargo.
La entrada de los manifestantes, que iban desarmados, se ha producido en un momento en el que varios miembros habían abandonado el lugar tras la sesión matinal, por lo que algunos de ellos han sido llamados de vuelta poco después.
Sin embargo, la sesión de la tarde, en la que se habría discutido el futuro de Zeidan, ha sido finalmente cancelada, según ha informado el diario 'The Libya Herald'. En su lugar, los integrantes del CGN han negociado con los manifestantes el fin del cerco al edificio.
En base a algunas informaciones publicadas en los medios libios, los manifestantes podrían estar vinculados con el movimiento que respaldó la Ley de Aislamiento Político votada en mayo de 2013 en el CGN. En aquel entonces también se llevaron a cabo acciones similares para conseguir su aprobación.
Sin embargo, un miembro de este movimiento ha asegurado que dichas afirmaciones son falsas y ha argumentado que los manifestantes son personas "que han tenido suficiente de la mala gestión del Gobierno y el CGN".
La semana pasada, la Sala de Operaciones de los Revolucionarios Libios dio al organismo un ultimátum para que expulsara del poder a Zeidan. Apenas semanas antes, 72 congresistas presentaron una moción de censura contra él, si bien no logró los respaldos suficientes.
Libia vive una gran inestabilidad desde la caída del Gobierno de Muamar Gadafi, el 20 de octubre de 2011, debido, sobre todo, a la negativa de las milicias que ayudaron a derrocarle a entregar las armas y unirse a las fuerzas regulares.
Las milicias que continúan activas han logrado detener en los últimos meses las exportaciones de petróleo, dejando al Gobierno sin su principal fuente de ingresos y haciendo aumentar el temor de que el país se sume en el caos.
A principios de noviembre, Zeidan advirtió de la posibilidad de una intervención militar extranjera en caso de que no se ponga fin a la inestabilidad existente en el país. "La comunidad internacional no puede tolerar un estado, en pleno Mediterráneo, que es fuente de violencia, terrorismo y asesinatos", sostuvo, antes de citar como ejemplo lo ocurrido en Irak.