Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El jefe de las fuerzas marítimas de la OTAN teme ataques del Estado Islámico contra cruceros en el Mediterráneo

El comandante del Mando Marítimo de la OTAN, el vicealmirante británico Clive Johnstone, ha manifestado su preocupación por la posibilidad de que el Estado Islámico cometa atentados en el futuro contra cruceros en el Mediterráneo y ha revelado que la organización terrorista trata de construir una Armada.
"Sabemos que han tenido ambición de salir de la costa. Sabemos que querrían tener un brazo marítimo, igual que Al Qaeda tenía un brazo marítimo", ha avisado el militar escocés durante un acto organizado este jueves a bordo de un buque de la Armada española de la agrupación naval marítima 1 de la OTAN en una visita a puerto en Londres, según ha informado el rotativo británico 'Daily Mail'.
El máximo comandante de las fuerzas navales de la Alianza Atlántica ha admitido que le "preocupa" la posibilidad de que el Estado Islámico cometa atentados "contra un crucero o una plataforma petrolera y un buque de carga" en el Mediterráneo, una "oportunidad horrible". "Sí, me preocupa un poco", ha asegurado.
Johnstone ha defendido la necesidad de la presencia de la OTAN en el Este del Mediterráneo, que "ha comenzado a ser un espacio disputado".
"La OTAN no debe pensar que el Mediterráneo afecta sólo a la inmigración", ha recalcado, recordando que "la entrada de Daesh en Libia", donde ejerce "el control de Sirte y otros lugares" arroja "una sombra incómoda para el comercio marítimo y el acceso marítimo".
EVOLUCIÓN DE LA MISIÓN ANTITERRORISTA DE LA OTAN
Los países de la Alianza Atlántica acordaron en julio la transición hacia una operación antiterrorista en el Mediterráneo 'Active Endeavour' que no estuviera al amparo del artículo 5 del Tratado de Washington, la cláusula de defensa colectiva. La misión, la única de la OTAN que ha sido lanzada al amparado de dicho artículo fue desplegada tras los atentados del 11-S. A ella contribuyen con barcos principalmente España, Italia, Grecia y Turquía.
La idea es que 'Active Endeavour' pueda llevar a cabo tareas como mejorar el conocimiento de situación en alta mar, garantizar la libertad de movimiento marítimo, operaciones de interdicción, proteger infraestructura crítica, combatir la proliferación de armas de destrucción masiva, apoyar las operaciones marítimas antiterroristas y contribuir a consolidar las capacidades marítimas de terceros.
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, subrayó este jueves el interés de los aliados en reforzar el apoyo a países terceros de Oriente Próximo y el Norte de África para entrenar y consolidar sus propias capacidades de defensa para que ellos mismos puedan hacer frente al Estado Islámico. "Es mejor que combatir su guerra", aseguró.
Así, avanzó que la OTAN comenzará "pronto" a entrenar a las fuerzas militares iraquíes en Jordania, tras recordar que los aliados ya están apoyando la consolidación de las capacidades de un país "clave" en la región como Jordania y las fuerzas especiales y la inteligencia de Túnez y volvió a recalcar que la OTAN está dispuesta a ayudar a Libia si se crea un Gobierno de unidad nacional y solicita ayuda a los aliados. Libia atraviesa su peor crisis política y de seguridad desde la caída del régimen de Muamar Gadafi en 2011 al que contribuyó la intervención de la OTAN.