Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La mayoría de los atendidos por MSF por malnutrición en la región iraquí de Mosul no supera los seis meses de edad

La mayoría de los pacientes atendidos por malnutrición en las instalaciones de la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) en la región de Mosul, recientemente arrebatada por las fuerzas de seguridad iraquíes al Estado Islámico, no superan los seis meses de edad, según ha alertado la propia ONG.
"Llevamos desde marzo tratado a niños con malnutrición grave en nuestro hospital de Qayyarah. La mayoría tienen menos de un año y el 60 por ciento ni siquiera tienen seis meses", ha explicado el jefe de la misión de MSF en Irak, Manuel Lannaud.
El hospital de MSF de Qayyarah se encuentra aunos 60 kilómetros al sur de Mosul, donde en 2014 el Estado Islámico proclamó su Califato. Desde marzo han tratado a más de 450 niños con malnutrición grave. Algunas de las madres vienen desde Mosul, pero la mayoría proceden de los campamentos para desplazados instalados en las inmediaciones.
Lannaud ha explicado que en las últimas semanas se ha incrementado el número de casos de malnutrición infantil. Por ello, en el centro de Qayyarah, que cuenta con una tienda con 12 camas, está al 200 por ciento de ocupación, aunque es inminente la apertura de una nueva unidad con 30 camas más.
Desde MSF han advertido que la malnutrición no tiene que ver con las dificultades para obtener alimentos, sino por la ausencia de leche de fórmula. "Es evidente que los adultos y niños de la parte asediada de Mosul sí padecen carencia de almientos y llegan numerosos casos de bajo peso, pero una vez que salen de la ciudad, los adultos ganan peso, pero los niños, no", ha apuntado Lannaud.
Muchas madres iraquíes no dan el pecho a sus bebés y las que lo hacen suelen parar a los dos o tres meses. Las condiciones en los campamentos y el estrés y agotamiento hacen que la lactancia sea aún más difícil.
"BARRERA" CONTRA LA LECHE DE FÓRMULA
Además, denuncia MSF, hay una "barrera política". Organizacoines internacionaldes como el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) fomentan la lactancia y proporcionan leche de fórmula, pero sólo bajo prescripción médica, critica la ONG.
"Creemos que distribuir leche de fórmula en una situación de conflicto como la de Irak es la única forma de evitar que los niños sean hospitalizados por malnutrición", ha afirmado Lannau. MSF distribuye leche de fórmula cuando dan el alta del hospital de Qayyarah y durante el seguimiento posterior.
"También animamos a las madres y les decimos lo importante que es la lactancia, pero si necesitan leche de fórmula, se la damos", ha apostillado Lannau.