Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los médicos extraen tres de las 42 agujas incrustadas en un niño brasileño

Médicos brasileños han extraído tres de las 42 agujas que tiene en su cuerpo un niño de dos años que fue sometido por su padrastro a supuestos rituales de magia negra, informó el hospital donde se lleva a cabo la cirugía.
El Hospital Ana Nery de Salvador, capital del nororiental estado de Bahía, comunicó el viernes que en una cirugía, que todavía se lleva a cabo, los médicos consiguieron hasta el momento sustraer tres agujas que comprometían órganos vitales como el corazón, pulmones y riñones.
La jefatura de prensa del hospital indicó también que nuevos exámenes realizados antes de la cirugía deberán determinar la cantidad exacta de agujas que están alojadas dentro del cuerpo del menor y cuya retirada está prevista en tres cirugías, las otras dos sin una fecha establecida.
Inicialmente, el Hospital do Oeste, en la ciudad de Barreiras (Bahía), informó que se trataba de cincuenta agujas, pero con las primeras radiografías la cifra se corrigió a 42.
El jueves, cuando se tenía previsto iniciar la cirugía, los cinco médicos que están al frente del caso optaron por aplazar la operación y someter al menor a un tratamiento con antibióticos para detener una infección en el corazón producida por uno de los objetos puntiagudos.
La Justicia del estado de Bahía aceptó el jueves el pedido de la Policía Civil del municipio de Ibotirama (Bahía) y decretó la prisión temporal de los tres sospechosos de incrustar las agujas en el cuerpo del menor.
El miércoles, el padrastro del menor, que se encontraba en paradero desconocido y fue detenido por la Policía, confesó haberle clavado las agujas con la ayuda de su amante y de la propietaria de un centro de rituales religiosos.
Roberto Carlos Magalhaes , de 30 años, aseguró que llevó al niño varias veces a casa de una mujer llamada Angelina, donde clavó las agujas con su colaboración y la de una tercera persona, cuyo nombre no fue divulgado.
La madre del niño no ha querido pronunciarse sobre el rumbo de las investigaciones.