Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un micrófono abierto revela las preferencias sexuales de un diputado del partido republicano

Michael Duvall, legislador de California de 54 años. Casado, conservador y padre dos hijos, es el protagonista principal del último escándalo del partido republicano. Un micrófono abierto en plena sesión parlamentaria jugó una mala pasada a Duvall mientras comentaba sus aventuras extramatrimoniales con su compañero de escaño. Ya ha presentado la dimisión.
Sucedió el pasado 8 de julio en plena sesión parlamentaria. Duvall describe sin tapujos sus preferencias sexuales con una de sus dos amantes, sin percatarse de que su micrófono de mesa está abierto: "Tenía un parche como ropa interior. El otro día, el jueves, vino con él. Y habíamos hecho el amor sin parar el miércoles (...) Me está gustando darle azotes en el trasero. Sí, me gusta. Me gusta darle. Ella me dice: "Sé que te gusta azotarme". Y yo le digo: "Sí, porque eres una chica muy mala"".
El efecto ha sido inmediato. El legislador, avergonzado por sus comentarios, ha comunicado su dimisión a través de su página web. Ahora, se busca sustituto para su despacho y escaño a la vez que sus propios compañeros investigan una de sus relaciones. En ellas habría una empleada de una de las empresas con las que Duvall tramitaba una concesión pública del Estado.
Su compañero de confesiones niega haberle prestado atención: "No estaba escuchando realmente lo que me estaba diciendo". Ahora, se busca sustituto para el despacho y escaño de Duvall, que será investigado por la cámara por mantener relaciones con una trabajadora de una de las empresas interesada en una concesión pública del Estado.
El último escándalo de una larga lista
La dimisión de Duvall causa un nuevo golpe al partido republicano, que aún trata de recuperarse de varios escándalos. Los más publicitados fueron los del gobernador de Carolina del Sur, Mark Sanford, y el senador John Ensign, quienes admitieron sendas relaciones fuera del matrimonio. Ambas revelaciones dañaron la imagen de la organización en un momento en que intenta mejorarla tras su derrota en las últimas elecciones.
Hace dos años el senador David Vitter admitió también relaciones extramaritales, poco después su colega de la cámara alta Larry Craig fue arrestado en un aeropuerto por conducta lujuriosa con otro hombre, lo cual provocó su renuncia. En julio, el senador estatal de Tennessee Paul Stanley dimitió tras admitir que fue chantajeado por un hombre que fotografió a una mujer desnuda en su casa con la que mantenía una relación.
JNP