Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los milicianos de Oregón rechazan una oferta del sheriff local para poner fin a su encierro

Un grupo de civiles armados de Oregón que continúa encerrado en las instalaciones del Parque Natural de Malheur, en la ciudad de Burns, para exigir al Gobierno federal estadounidense la liberación de los dos rancheros detenidos, ha rechazado la oferta del sheriff del condado para poner fin a la disputa.
El líder de las protestas, Ammon Bundy, ha confirmado a través de su cuenta en Twitter que han rechazado la propuesta del sheriff del condado de Harney, David Ward, para poner fin al encierro. El oficial se ha ofrecido a acompañar a los ocupantes fuera del estado como una forma de acabar con la disputa.
La ocupación de las instalaciones del Parque Natural de Malheur de Burns tuvo lugar el pasado sábado con el objetivo de protestar ante la condena de casi cuatro años de cárcel de dos rancheros por un delito de incendio en 2001, cuando intentaron quemar unos arbustos para expandir los pastos de su ganado.
Este es el último episodio de las protestas armadas en contra de las autoridades federales sobre los derechos para el pastoreo en tierras de titularidad pública en el oeste, algo que es visto por los políticos conservadores de la región como una intrusión a la libertad individual y a los derechos de propiedad.
El FBI ha informado de que está trabajando con las autoridades estatales y locales para resolver este conflicto de forma pacífica y los agentes federales que se encuentran vigilando el lugar mantienen cierta distancia con el refugio del parque, que hasta el momento está cerrado para los visitantes.
Los miembros de la milicia que han ocupado las instalaciones han asegurado que están dispuestos a resistir allí "muchos años" y han comenzado a trasladar a sus familias, menores incluidos, a estas dependencias.