Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fiscal militar de Líbano presenta cargos por terrorismo contra 43 ciudadanos sirios

El fiscal militar de Líbano, Saqr Saqr, ha presentado cargos por terrorismo este jueves contra 43 ciudadanos sirios, entre ellos Ahmed Yomaa, cuyo arresto el 2 de agosto derivó en fuertes enfrentamientos entre milicianos islamistas y el Ejército en la localidad de Arsal.
En base a las informaciones facilitadas por el diario libanés 'An Nahar', diez de los sospechosos se encuentran detenidos, mientras que el resto está fugado. Entre ellos hay varios 'emires' en los frentes de batalla en Siria, así como comandantes de brigada en la localidad siria de Qalamun.
Todos ellos han sido acusados de planificar atentados en territorio libanés, hacerse con el control de parte del territorio del país, asesinar a soldados y civiles, sabotear vehículos militares, y provocar daños a propiedades públicas y privadas. Los acusados podrían ser condenados a muerte en caso de ser declarados culpables.
El Ejército elevó el martes a 19 el número de soldados muertos a causa de la ofensiva del grupo extremista suní Estado Islámico --antiguo Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS)-- y varias milicias asociadas en Arsal, ubicada cerca de la frontera con Siria.
El viernes, el grupo 'yihadista' ofreció a las autoridades de Líbano Líbano intercambiar a los milicianos encarcelados en el país por los 19 soldados que capturaron durante su ofensiva de cinco días en la ciudad. La incursión del Estado Islámico en Arsal es la más grave desde que comenzó la guerra civil siria, en marzo de 2011.
El ISIS proclamó a finales de junio el Califato Islámico y nombró califa a su líder, Abú Bakr al Baghdadi. La nueva organización se declara Estado independiente y reclama que todos los musulmanes del mundo le juren fidelidad.
Desde entonces, ha lanzado numerosas campañas de venganza contra la comunidad chií y otras comunidades minoritarias de las zonas que controla, como la cristiana y la yazidí, ejecutando a decenas de personas y destruyendo numerosos lugares de culto.