Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El jefe de la junta militar es elegido como nuevo primer ministro de Tailandia

El jefe de la junta militar de Tailandia, Prayuth Chan Ocha, ha sido elegido este jueves como nuevo primer ministro del país tras una votación celebrada en el Parlamento que se ha saldado con unanimidad ante la ausencia de otros candidatos, según ha informado el diario tailandés 'The Nation'.
Prayuth fue nominado como primer ministro poco antes de la votación por el parlamentario Tuang Nanthachai y fue posteriormente respaldado por 188 de los 191 miembros del organismo. El presidente y los dos vicepresidentes se abstuvieron.
El Ejército ha gobernado el país desde el golpe de estado del 22 de mayo y desde entonces varios analistas han afirmado que Prayuth podría permanecer en el poder hasta la celebración de las nuevas elecciones generales, que podrían tener lugar en el segundo semestre de 2015.
El golpe se produjo después de seis meses de inestabilidad política durante los que al menos 28 personas perdieron la vida y cientos resultaron heridas como resultado de brotes esporádicos de violencia.
El golpe de Estado se ha convertido en el último episodio de un conflicto que ha enfrentado a la clase monárquica de la capital con la sociedad rural, que apoya a la depuesta exprimera ministra Yingluck Shinawatra y a su hermano, el también exprimer ministro Thaksin.
Desde entonces, las Fuerzas Armadas han intentado silenciar todas las críticas. Muchas personas han protestado en contra de la intervención militar en cuestiones políticas del país a través de 'flash mobs' en centros comerciales y realizando lecturas silenciosas de la novela '1984', de George Orwell, aunque este tipo de protestas se han reducido durante las últimas semanas.
Por otro lado, la última crisis se ha producido en un momento en el que aumenta la preocupación por la sucesión del actual monarca, el rey Bhumibol Adulyadej, que a sus 86 años está considerado como una figura casi divina por gran parte de la población. Mientras, su hijo, el príncipe Vajiralongkorn, tienen todavía que manejar el mismo nivel de devoción que hay hacia su padre.
Además, Tailandia cuenta con una de las legislaciones que más protegen la figura de la Corona, con penas de hasta quince años de prisión para aquellas personas acusadas de haber insultado a la familia real. Las acusaciones de este tipo suelen aumentar en momentos de inestabilidad política.