Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La primera ministra se niega a "entregar cabezas" a cambio del respaldo del Congreso a su gabinete

La primera ministra peruana, Ana Jara, ha descartado hacer cambios en la composición de su gabinete para conseguir el respaldo del Congreso, que se reúne este martes tras aplazar el viernes la sesión en la que se debía votar la moción de confianza al Ejecutivo.
"Una líder de un equipo jamás entregaría una cabeza o más cabezas dentro de su equipo, para salvar la suya", declaró la primera ministra a última hora del lunes al término del Consejo de Ministros.
"Nuestras expectativas sobre el voto de confianza son de total tranquilidad. Creemos que hemos hecho nuestro trabajo, este Gabinete dialogó, debatió las políticas nacionales y generales de gobierno, respondió en el Pleno a las expectativas de la representación nacional. Señalamos metas con plazos fijos y las metas están respaldadas con presupuesto", defendió.
El Congreso de Perú aplazó el pasado viernes la votación para ratificar el nuevo Gobierno, después de que la sede legislativa rechazara dos veces el Ejecutivo propuesto por la primera ministra, amenazando así con una nueva crisis política.
Jara es la cuarta persona en ocupar el cargo desde principio de año, después de las dimisiones de Juan Jiménez, por unas polémicas declaraciones; César Villanueva, por sus diferencias con la primera dama; y René Cornejo, por un caso de corrupción.
"Yo llegué con un equipo ministerial a solicitar el voto de confianza" del Congreso y "me mantengo con el mismo equipo hasta lo que resuelva, para bien o para mal, el Congreso de la República", aseguró, en declaraciones recogidas por la agencia oficial Andina.
Asimismo, indicó que los ministros están dispuestos a comparecer ante el Parlamento "a fin de aclarar algunas dudas sobre diversas investigaciones de su gestión, a través de los mecanismos de control constitucionales que los congresistas tienen, como son la interpelación, la estación de preguntas y la censura".
Las palabras de Jara se produjeron después de que la oposición pidiera algunos cambios en la lista de ministros. Así Javier Velásquez, de la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA), adelantó que su partido daría el apoyo que Jara necesita si cambia al actual ministro de Energía y Minas, Eleodoro Mayorga, y si anula la afiliación obligatoria de los trabajadores independientes a las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).
Jorge Rimarachín, de Dignidad y Democracia, también consideró necesario que Jara prescinda de algunos ministros, aunque no especifó cuáles, mientras que Héctor Becerril, de Fuerza Popular, exigió igualmente una "rectificación" a Jara, indicando que su partido político está "en constante evaluación" para determinar su apoyo al nuevo Gobierno.
DISOLUCIÓN DEL GOBIERNO
El Congreso no avaló el Gobierno de Jara en una primera votación celebrada el pasado 20 de agosto y en la sesión del día 22, ante la falta de acuerdo, se decidió aplazar la votación hasta hoy. En caso de que el Ejecutivo tampoco reciba en esta ocasión la confianza, según la emisora RPP, habría que presentar un nuego gabinete.
Así lo ha indicado la propia presidenta del Congreso, Ana María Solórzano: "si no hay voto de confianza tiene que presentarse un nuevo Gabinete, esto está estipulado en la Constitución".
En caso de que este nuevo gabinete tampoco consiga el beneplácito del Parlamento, el presidente peruano, Ollanta Humala, tiene la potestad, según el Artículo 134 de la Constitución Política, de "disolver el Congreso si éste ha censurado o negado su confianza a dos Consejos de Ministros".