Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ministro alemán de Defensa justifica el bombardeo en Afganistán

El ministro alemán de Defensa, Franz-Josef Jung, justifica el bombardeo ordenado por fuerzas germanas contra dos camiones cisterna en Afganistán, que causó el viernes decenas de muertos. Jung subraya que el bombardeo tuvo como fin proteger a las tropas alemanas que perseguían a los talibanes que se había apoderado de los dos camiones, que podían haber sido utilizados para la comisión de atentados, en declaraciones que publica el rotativo "Badischen Neuesten Nachrichten".
"Precisamente en la región de Kunduz la situación es crítica", asegura el ministro, quien comenta que los talibanes son enemigos brutales, pero también inteligentes, a la vez que advierte de la posibilidad de atentados contra las fuerzas alemanas emplazadas en la región mas septentrional de Afganistán.
Jung afirma además que las tropas alemanas no se encuentran en guerra en Afganistán y considera que "esa palabra no es la adecuada, ya que guerra significa destrucción. El Bundeswehr (ejército federal) se encuentra en Afganistán en misión estabilizadora que nada tiene que ver con la guerra".
Por su parte, el presidente de la asociación alemana de militares, Ulrich Kirsch, ha solicitado mayor apoyo popular para la misión alemana en Afganistán y calificado de injusto que los soldados arriesguen su vida en aquel país y tengan que justificar su trabajo en Alemania.
En declaraciones al dominical "Rheinpfalz am Sonntag" adelantadas hoy, Kirsch acusa a los políticos de minimizar las operaciones del Bundeswehr en el extranjero y, aunque Afganistán en su totalidad no es un país en guerra, los soldados germanos se ven envueltos con frecuencia en combates.
El Ministerio alemán de Defensa sostuvo ayer que en el bombardeo de las tropas germanas de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) no se produjeron "presumiblemente" víctimas civiles y que en la acción murieron mas de 50 insurgentes.
"Terceras personas no sufrieron daños, según nuestras actuales informaciones", afirmó un portavoz ministerial, quien subrayó que la protección de la población civil tiene absoluta prioridad para el Ejército Federal en las operaciones militares de la ISAF en Afganistán.