Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ministro de Economía francés arremete contra los recortes y pide un nuevo rumbo económico

El ministro de Economía francés, Arnaud Montebourg, ha criticado la nueva política económica de austeridad impulsada por el Gobierno del presidente François Hollande y su primer ministro, Manuel Valls, y ha asegurado que los recortes recavan el crecimiento.
"Hay que cambiar nuestras decisiones políticas. Hay que ofrecer alternativas", ha afirmado Montebourg en una entrevista publicada este sábado por el diario 'Le Monde' en la que alerta del riesgo de recesión en toda Europa.
Estas declaraciones se producen apenas unos días después de la defensa realizada por Hollande a favor de las reformas y de acelerarlas impulsando las desgravaciones para las empressas.
Montebourg es conocido por sus críticas públicas a la austeridad y acusa a estas políticas y a la Comisión Europea de estrangular la recuperación económica en aras de la contención del déficit público. "Tenemos que dar prioridad a salir de la crisis y relegar a un segundo plano la dogmática reducción del déficit que nos está llevando a la austeridad a un continuo incremento del desempleo", ha advertido.
El ministro no ha mencionado expresamente a Hollande, pero ha señalado que no excluye a Francia de sus críticas. "A día de hoy la reducción del déficit a marchas forzadas es una aberración económica poco rentable porque agrava el desempleo, es un absurdo financiero e imposibilita la estabilización de las cuentas públicas. Es un siniestro político que echa a los europeos a los brazos de los partidos extremistas", ha argumentado el Montebourg.
El ministro sí se ha referido expresamente en cambio a Alemania, de la que dice que está "atrapada por la política de austeridad que ha impuesto a toda Europa".
Los últimos datos de crecimiento cero de la economía francesa por segundo trimestre consecutivo han obligado al Gobierno a renunciar a sus objetivos de crecimiento y de reducción del déficit para 2014 y 2015. Anteriormente, la entrada de Valls como primer ministro supuso la aprobación de recortes y exenciones para las empresas con la intención de impulsar el crecimiento.