Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ministro de Economía francés, recibido a huevazos por manifestantes

El ministro de Economía francés, Emmanuel Macron, ha sido recibido con huevos y otros objetos por un grupo de manifestantes del sindicato CGT que protestaban delante de una oficina postal en Montreuil, en los alrededores de París, contra la reforma laboral.
Según una periodista de 'Le Parisien' presente en el lugar de los hechos, alrededor de un centenar de manifestantes han recibido con abucheos y gritos al presidente a su llegada a un acto para lanzar un sello conmemorativo del 80 aniversario del Frente Popular, el Gobierno francés que dio a los trabajadores nuevos derechos.
De acuerdo con la reportera, los manifestantes han lanzado huevos, verduras y octavillas contra Macron. Al menos uno de los huevos habría alcanzado en la cabeza al ministro. Además, los presentes han coreado "márchate" y han proferido eslóganes contra la reforma laboral que pretende sacar adelante el Gobierno de François Hollande.
Finalmente, Macron ha conseguido acceder al edificio rodeado por sus guardaespaldas y ha tenido que ir al aseo antes de poder dar inicio al acto. Al término del mismo, ha definido lo sucedido como un "comportamiento inaceptable" y lo ha atribuido a "agitadores profesionales".
El ministro ha lamentado que quienes se manifestaban no tengan "respeto" y ha dejado claro que seguirá hablando con aquellos que "están en desacuerdo" con él. "Seguiré haciéndolo y no tendrá ningún impacto en mi determinación" de seguir adelante con la reforma laboral, ha añadido.
La propia rama del sindicato CGT en Isla de Francia, donde se encuentra Montreuil, ha difundido imágenes en YouTube de la protesta al tiempo que el alcalde comunista de la localidad, Patrice Bessac, se ha negado a acudir a recibir a Macron. "Por este acto simbólico, quiero hacer oír la decepción, el descontento, la indignación y la cólera que genera, entre los ciudadanos de Montreuil y más allá de nuestra comuna, la política actual del Gobierno", ha explicado en un comunicado.