Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ministro de Exteriores de Letonia: "Europa no puede dar la bienvenida a todo el mundo"

El ministro de Asuntos Exteriores de Letonia, Edgars Rinkevics, ha asegurado que Europa no puede dar la bienvenida a todo el mundo, ya que debe cumplir con sus obligaciones, legales y morales, dentro del Derecho Internacional y admitir a personas que sí tengan necesidades reales y estén huyendo de la guerra.
En una entrevista concedida a la agencia china de noticias 'Xinhua' en Bruselas, tras una reunión de ministros de la Unión Europea, Rinkevics ha afirmado que cerrar las fronteras no es lo correcto, pero tampoco lo es difundir el mensaje de que todo el mundo es bienvenido en Europa, porque "no es el mensaje correcto".
Según el jefe de la diplomacia letona, la Unión Europea tiene que reforzar sus fronteras exteriores y debe crear, no sólo una frontera externa, sino también un servicio de guardacostas europeo.
"Tenemos que tener un estándar común para tomar en consideración las solicitudes de asilo, de proteger la frontera exterior y de ejecutar las políticas de retornos", ha indicado el ministro.
Sobre el acuerdo sellado entre la UE y Turquía, Rinkevics ha aplaudido su firma pero ha instado a ponerlo en marcha de forma efectiva, sin olvidar el Norte de África y otras rutas. Asimismo, el ministro de Exteriores ha indicado que cree que el tratado de Schengen está en peligro.
"Sin una política migratoria y fronteriza común no seremos capaces de disfrutar de Schengen tal y como lo conocemos", ha afirmado. "Estoy contento de que el Consejo de Europa haya sido tant claro al decir que quiere restablecer el normal funcionamiento del sistema antes de finales de 2016", ha añadido.
Según este acuerdo, que entró en vigor la semana pasada, se deportará a Turquía a todos los inmigrantes indocumentados que lleguen a Grecia, incluidos los refugiados sirios, una vez que sean registrados y se procesen sus solicitudes de asilo.
A cambio, la UE acogerá a miles de refugiados sirios directamente desde Turquía y compensará a este país con más inyecciones de dinero, una pronta exención de la obligatoriedad de obtener visado para viajar a Europa y facilitar las negociaciones sobre la entrada de Turquía en el bloque comunitario.