Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ministro del Interior dice que 2014 será un año "crucial" y descarta una guerra civil

El ministro del Interior de Afganistán, Omar Daudzai, ha manifestado este miércoles que 2014 será un año "crucial" en el futuro del país, al tiempo que ha destacado que el proceso de transición a nivel de seguridad continúa de forma "satisfactoria".
"Tras completar el proceso de transición, tendremos la propiedad de nuestro país y de la toma de decisiones. Estaremos autorizados para llevar nuestros asuntos por nosotros mismos", ha dicho, tal y como ha recogido la agencia afgana de noticias Pajhwok.
Asimismo, ha tildado de "infundadas" las preocupaciones respecto al eventual estallido de una guerra civil en el país a partir de 2014 y ha sostenido que "todo el mundo sabe que el país está progresando y que las fuerzas afganas son capaces de defender su patria".
Los servicios de Inteligencia estadounidenses afirmaron el domingo que Estados Unidos y sus aliados perderán en los próximos años todos los avances en materia política y de seguridad ganados en Afganistán durante los últimos meses y que los talibán recuperarán progresivamente un grado de influencia del que no disfrutaban desde el incremento de tropas ordenado por el presidente Barack Obama en 2009.
Este informe, que recoge las conclusiones de 16 agencias de Inteligencia, concluye que Afganistán acabará inmerso en el caos si el Gobierno de Kabul y Estados Unidos no firman a la mayor brevedad posible el pacto de seguridad bilateral que regulará la presencia de tropas internacionales en el país centroasiático más allá de 2014.
Las tropas estadounidenses han estado en Afganistán desde que lideraron a las fuerzas multinacionales en el derrocamiento del régimen talibán a finales del 2001. Hace poco más de dos años, Obama suspendió unas negociaciones con Irak sobre mantener una fuerza estadounidense residual en ese país.
En Afganistán, todavía hay 47.000 militares estadounidenses. Estados Unidos ha estado en conversaciones con funcionarios afganos para mantener una pequeña fuerza residual de alrededor de 8.000 militares en el país después de que termine sus operaciones el próximo año.