Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ministro del Interior dice que los actos de violencia "serán enfrentados con toda la fuerza"

El ministro del Interior de Egipto, Mohamed Ibrahim, ha realizado este lunes un llamamiento a la población para que participe en las celebraciones previstas el sábado para conmemorar la Revolución del 25 de Enero, que se saldó con la salida del poder de Hosni Mubarak en 2011, al tiempo que ha advertido de que todos los actos de violencia "serán enfrentados con toda la fuerza".
"El Ministerio está preparado para garantizar la seguridad de las celebraciones, y los intentos de los Hermanos Musulmanes para generar violencia están siendo monitorizados", ha dicho. "Hemos desarrollado un plan de seguridad para proteger el país junto a las Fuerzas Armadas", ha agregado.
Por último, Ibrahim ha recalcado que las comisarías y prisiones han recibido armamento pesado y que se ha dado órdenes a los agentes de que utilicen fuego real en caso de que haya intentos de asalto contra dichos edificios, según ha informado el diario egipcio 'Al Masry al Youm'.
El Gobierno egipcio decidió en diciembre designar a la organización islamista Hermanos Musulmanes como una organización terrorista. Tras la medida, los líderes del grupo se podrían enfrentar a penas de muerte, mientras que los integrantes podrían hacer frente a penas de cárcel prolongadas.
Desde el derrocamiento en julio de 2013 del entonces presidente Mohamed Mursi, miembro de Hermanos Musulmanes, decenas de altos cargos de la formación han sido arrestados por las nuevas autoridades.
El derrocamiento se produjo tras la reiterada negativa del expresidente a presentar su dimisión en el marco de manifestaciones multitudinarias contra su mandato, alegando que se trataba de un mandatario electo y de la existencia de manifestaciones también en su favor, si bien estas fueron de menor calado.