Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El primer ministro de Túnez dice que los atacantes querían establecer "un emirato del Estado Islámico"

El primer ministro de Túnez, Habib Essid, ha asegurado este lunes que el ataque ejecutado en la localidad de Ben Guerdène, cerca de la frontera con Libia, tenía como objetivo establecer "un emirato del Estado Islámico" en la región.
En un discurso televisado tras los enfrentamientos, que se han saldado con la muerte de al menos 53 personas --siete civiles, once miembros de las fuerzas de seguridad y 35 terroristas--, Essid ha recalcado que los atacantes pretendían desestabilizar el sistema de seguridad del país.
Essid ha recalcado que las autoridades han impuesto las medidas necesarias para evitar cualquier nueva amenaza, entre las que se incluyen un toque de queda y el cierre de dos pasos fronterizos con Libia.
El primer ministro se ha expresado así en la misma línea que el presidente, Beyi Caid Essebsi, quien ha afirmado que el objetivo de los islamistas sería el de controlar la región y "nombrarla su nueva wilaya (provincia)", en alusión a los intereses expansionistas del grupo yihadista Estado Islámico.
También se ha pronunciado en el mismo sentido el vicepresidente del partido islamista Ennahda, Abd Elhamid Jelassi, que ha advertido de que, "si el Ejército no hubiese estado preparado, los terroristas habrían sido capaces de izar su bandera sobre Ben Guerdène y obtener una victoria simbólica.
Los enfrentamientos comenzaron cuando un grupo de milicianos supuestamente llegado desde Libia atacó un puesto de control de la Policía tunecina y un cuartel del Ejército. Ninguna organización se ha atribuido la responsabilidad de esta acción.
Más de 3.000 tunecinos se han sumado a la lucha del Estado Islámico en Siria y en Irak, lo que ha hecho saltar todas las alarmas en Túnez ante la posibilidad de un retorno que tendría, como paso intermedio, la caótica Libia.
Milicianos islamistas entrenados en Libia han perpetrado varios ataques en territorio tunecino en 2015, por lo que el Gobierno ha decidido reforzar la seguridad en la zona fronteriza.