Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El primer ministro australiano se reúne con el gobernador general para estudiar la convocatoria de elecciones

El primer ministro de Australia, Malcolm Turnbull, se ha reunido este domingo con el gobernador general del país, Peter Cosgrove, para valorar la posibilidad de convocar nuevas elecciones federales que, previsiblemente, se celebrarían el próximo 2 de julio.
Reunidos en la oficina de Cosgrove en la capital, Canberra, Turnbull solicitará un permiso para disolver el Parlamento, medida que sólo el gobernador puede ordenar, con el objetivo de celebrar unos nuevos comicios, según informa el diario australiano 'ABC'.
Tal y como explican en dicho medio, las elecciones por doble disolución son una manera poco habitual de convocar elecciones, una herramienta que permite al Gobierno resolver un bloqueo legislativo en el Parlamento y que se diferencia de la convocatoria común en que es necesario que se elija a más políticos.
De manera ordinaria, es la mitad del total de senadores los que pueden ser reelegidos --debido a que los mandatos duran seis años y las elecciones se celebran, habitualmente, cada tres--. En esta ocasión, con esta doble disolución, todos los escaños de senadores estarán en juego.
Esta misma semana, Turnbull anunció que convocaría elecciones para el próximo 2 de julio, poco después de presentar el nuevo plan presupuestario, cuyo objetivo es crear empleo e incentivar el crecimiento.
La coalición liberal-nacional, que volvió al poder en 2013, ha perdido peso ante el partido de la oposición, los Laboristas, en los últimos sondeos, y ambos parecen ir muy igualados de cara a unos próximos comicios. No obstante, el primer ministro se ha mostrado confiado en repetir en el cargo.
El pasado mes de septiembre, el Partido Liberal eligió a Turnbull como su nuevo líder, por lo que pasó a convertirse en el nuevo primer ministro, cargo que hasta entonces ostentaba Tony Abbott, a quien derrotó en una elección interna de la formación.