Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los ministros de Exteriores de la UE debaten mañana el ébola a petición de España

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea discutirán este viernes en Bruselas el brote de ébola en el África occidental a petición de España tras la muerte del sacerdote español Miguel Parajes, la primera víctima mortal contagiada del virus que fue repatriada a Europa.
El Gobierno español ha defendido la necesidad de "prestar mucha más atención futura" al ébola, algo en lo que "todos" están de acuerdo, según ha explicado una fuente de alto nivel europea, que ha rechazado que los Veintiocho vayan a acordar ninguna medida común contra el virus en la reunión de este viernes.
"No hay mucho tiempo", ha justificado la fuente, que ha recordado que la agenda de los ministros está ya muy cargada, centrada en las crisis en Irak, Oriente Próximo, Libia y Ucrania. "Intentaremos sacar algo de tiempo", ha avanzado no obstante.
La Comisión Europea mantiene que el riesgo de que el virus se propague a la población europea es "extremadamente bajo" y que "la UE está bien preparada para gestionar un caso de alguien infectado con el virus del ébola en el caso de que llegue a la UE" y por ello la muerte del sacerdote español, de 75 años y contagiado del virus en Liberia, no cambiará el enfoque para atajar el brote actual en cuatro países del África occidental y que se ha cobrado ya la vida de más de mil personas.
"Al margen de casos en los que la repatriación como esta, donde todos los protocolos médicos de prevención se siguen, sigue siendo improbable que personas infectadas con el virus del ébola lleguen a Europa", ha asegurado el portavoz de Salud del Ejecutivo comunitario, Frédéric Vincent, que ha argumentado que esto es así porque "hay procedimientos en todos los países afectados para mantener en cuarentena a las personas enfermas y sus contactos".
El Ejecutivo comunitario no recomienda en todo caso el tratamiento del ébola con el fármaco experimental que fue administrado a Pajares porque "no está autorizado actualmente ni su tratamiento ha sido probado".
El Centro Europeo para la Prevención y Control de las Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) mantiene la situación con todo en "constante revisión" y ya ha emitido varias evaluaciones de riesgo con directrices sobre cómo proceder si se detectan casos sospechosos en la UE.
El centro europeo publicó en abril un folleto con recomendaciones al viajero, en todas las lenguas, en las que deja claro que incluso si se vive en zonas afectadas por el virus o ha viajado a ellas "el riesgo de infección por el virus del Ébola es extremadamente bajo, siempre que no haya estado expuesto a líquidos corporales de una persona o un animal infectados, ya estén vivos o muertos".
La Comisión Europea ha destinado un total de cerca de 12 millones de euros desde marzo pasado para contener el ébola, que se ha cobrado la vida de más de mil personas en Guinea, Liberia, Sierra Leona y Nigeria.
Siete equipos de especialistas europeos fueron desplazados a Gueckedou en Guinea a finales de marzo en el marco del proyecto de laboratorio móvil europeo (EMLab) para apoyar en el diagnóstico, análisis rápidos y confirmar positivos y una segunda unidad que ya está presente en la región se desplegará en los próximos días, lo más probable a Freetown, capital de Sierra Leona. Los especialistas europeos han realizado 1.100 test, de los cuáles más de 400 han dado positivo.