Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un misionero español en RCA cree que "va a llevar mucho tiempo" acabar con el conflicto

El misionero salesiano español Agustín Cuevas ha compartido este miércoles su experiencia en República Centroafricana, un país en el que se ha impuesto el "caos" y donde parece que "va a llevar mucho tiempo" que el conflicto se resuelva.
Las Misiones Salesianas regentan dos centros en la capital del país, Bangui. El del barrio de Galabadja cuenta con una guardería y un dispensario, mientras que el de Damala ofrece formación profesional y reinserción al que acuden más de 400 jóvenes. Cuevas ha destacado que los principales problemas a los que se enfrentan son el hambre y la higiene. "Se necesita alimento porque no hay producción", ha alertado el misionero, que ha añadido que en los últimos meses sólo han recibido cargamento de alimentos tres o cuatro veces. Aún así, la situación en la capital es mejor que en otras zonas porque "todo llega a través de Bangui".
La escasez de alimentos afecta de manera especial a los menores. "Matan las diarreas y la desnutrición, sobre todo entre la población infantil", ha recordado Cuevas. Según los datos de esta organización, unos 28.000 niños podrían sufrir hambruna este año. Además, los pequeños también son el objetivo de las milicias armadas, que los reclutan como niños soldado. Un problema habitual en la zona que "se intenta atajar" gracias a la presión internacional, ha dicho el misionero.
Los centros salesianos de Bangui cuentan con programas de reinserción para los chicos que han formado parte de algún grupo armado y tratan de ayudar a los más pequeños que han presenciado situaciones de violencia para que "hablen y se expresen" a través de poesías y dibujos. "Se han acostumbrado a la situación en la que viven", se ha lamentado el misionero.
CONFLICTO
Cuevas no cree que el final del conflicto esté cerca, ya que existe "una gran desconfianza" y los acuerdos a los que se ha llegado hasta el momento han sido "forzados" y sin la participación de algunos grupos implicados. "Todavía hay mucha violencia y muchas armas", ha advertido el salesiano, que asegura que el primer paso para la paz es el desarme. "Mientras no haya desarme no hay seguridad", ha añadido.
Republica Centroafricana cuenta con la presencia de 1.600 soldados franceses, además de los 3.000 efectivos de la misión internacional africana. Sin embargo, las tropas extranjeras no han llevado la estabilidad al país. Según el misionero, hay "desesperanza por parte de la población", en particular, ante la actuación francesa. "Empezaron con mucho ímpetu", ha precisado el misionero, pero "tienen que coordinarse más".
TRANQUILIDAD ANTE EL ÉBOLA
Cuevas no se ha mostrado preocupado ante una posible llegada del ébola al país, que de momento solo se ha expandido por Sierra Leona, Liberia, Guinea y Nigeria, en el oeste del continente africano. "Hay preocupación por comer y salvar la vida, no se ocupan del ébola", aunque ha matizado que "las autoridades han establecido algún mecanismo de prevención".
El misionero salesiano ha asegurado que "no se siente abandonado" en África y que "es una suerte poder vivir en un sitio con espíritu de servicio". Sin embargo, ha lamentado que "el tema de África interese poco al Gobierno español y a los españoles".