Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un tiburón muerde a una joven que tuvo que ir al hospital con el escualo adosado al brazo

Un tiburón muerde a una joven que tuvo que ir al hospital con el escualo adosado al brazoBoca Raton Fire Rescue

Una joven de 23 años de edad sufrió la mordedura de un tiburón cuando se encontraba en la playa de Boca Raton, en Florida, EEUU. Pese a lograr salir del agua, el escualo permanecía adosado a su brazo sin querer soltarla. De hecho, incluso después de que lo matasen, hubo de ir al hospital con él enganchado a su extremidad.

Tanto los vecinos como los médicos y servicios de salvamento y emergencias quedaron en shock después de contemplar el suceso del que estaban siendo testigos: una joven de 23 años de edad salió de la playa en Boca Raton, Florida, EEUU, con un tiburón adosado a su brazo después de que éste la mordiese y no la soltase ni siquiera después de salir del agua.
"Nunca he visto algo igual. Ni siquiera nunca he oído algo como esto", afirmaba el capitán del servicio Salvamento Oceánico, Clint Tracy.
El escualo, de poco más de 60 centímetros, pertenecía a la especie de los denominados 'tiburón nodriza' o 'tiburón gata', que habita los fondos marinos y suele encontrarse en aguas de mares tropicales de Centro América. Aunque en este caso sus dimensiones eran relativamente pequeñas, lo cierto es que puede llegar a medir hasta 4 metros de largo y su boca está plagada de miles de pequeños dientes.
Aunque no está caracterizado como agresivo y es raro que ataque a humanos, tal y como recoge 'Sun Sentinel', lo cierto es que debió sentirse intimidado o agredido y por ello reaccionó clavando sus típicos dientes curvados en el brazo de la joven. De hecho, fue tal la fuerza con que se aferró a ella que tuvieron que trasladarla al hospital de la localidad con el tiburón todavía adosado a su brazo, incluso después de haberlo matado.
Pese al inolvidable susto, los servicios de emergencia informaron de que la joven se encuentra estable y no peligra su salud.