Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una movilización prohibida contra la Policía concluye en París con el incendio de un coche oficial

Un coche de Policía ha sido incendiado este miércoles en París coincidiendo con una manifestación que había sido ilegalizada y que se oponía a otra convocada por los propios agentes para denunciar el "odio" que ha cundido contra las fuerzas de seguridad, en el punto de mira por su respuesta a las últimas movilizaciones contra el Gobierno.
Un sindicato ha reunido este miércoles a mil personas --7.000, según los organizadores-- en la parisina Plaza de la República para quejarse del "odio" creciente contra la Policía y pedir firmeza contra los alborotadores. En las últimas semanas, más de 350 agentes han resultado heridos.
La Prefectura de París había prohibido una contramanifestación del colectivo 'Urgencia, nuestra Policía asesina', pero entre 200 y 300 personas han desoído la orden de las autoridades y han intentado acceder a la Plaza de la República. Las fuerzas de seguridad han dispersado a este grupo con gases lacrimógenos y han detenido al menos a 14 personas, según medios locales.
Sin embargo, el incidente más grave se ha producido a unos cientos de metros, cuando unos 15 individuos han rodeado un coche policial en cuyo interior se encontraban dos agentes. Los asaltantes han roto los cristales del vehículo y han lanzado al interior un cóctel molotov, lo que han desatado un incendio.
Los dos agentes han logrado salir del vehículo aunque han resultado heridos, mientras que el grupo responsable del ataque se ha dado a la fuga. La Fiscalía ha abierto una investigación por tentativa de homicidio.
HUELGA
La jornada del miércoles también ha estado marcada por la huelga de puertos y trenes, enmarcada en las movilizaciones contra el Ejecutivo socialista por la reciente aprobación por decreto de la reforma laboral. Los paros, que se prolongarán hasta el viernes por la mañana, han reducido a la mitad las principales líneas ferroviarias, según SNCF.
La firma estatal cifra en el 15 por ciento el nivel de seguimiento de la huelga, menor que las convocatorias anteriores.