Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos un muerto y 453 heridos en las marchas antigubernamentales en Islamabad

Al menos una persona ha muerto y más de 453 han resultado heridas --incluidos 67 de policías-- durante las marchas contra el primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, lideradas por el exjugador de críquet Imran Jan y el religioso Tahir ul Qadri, según informa la televisión paquistaní Geo TV. Además, la Policía ha informado de 93 detenciones.
La Policía ha cargado con contundencia durante la noche contra los manifestantes, que pretenden alcanzar la residencia de Sharif. Ya por la mañana, los agentes han empleado gases lacrimógenos contra los manifestantes que se reagrupaban tras los disturbios.
Uno de los heridos durante los enfrentamientos ha fallecido debido a la gravedad de sus heridas, según ha informado el Instituto de Ciencias Médicas de Pakistán (PIMS, por sus siglas en inglés).
Ya por la mañana, Ul Qadri ha elogiado la determinación de los manifestantes y ha asegurado que permanecerá allí con ellos hasta que logren su objetivo: la dimisión de Sharif y la disolución del Parlamento. Además, ha acusado a Sharif de intento de asesinato por la violencia contra los manifestantes.
Los seguidores de Jan y Ul Qadri llevan dos semanas acampados en Islamabad tras una marcha sobre la capital para denunciar la política del Gobierno.
Tanto el movimiento Tehreek e Insaaf que lidera Jan como el grupo Pakistan Awami Tehreek (PAT) de Ul Qadri han abanderado una serie de protestas por múltiples factores --inseguridad, lucha contra los talibán, cortes en el suministro energético, paralización política, presunto fraude electoral-- contra el Gobierno de Sharif, y muchos temen que el Ejército, descontento con la labor del primer ministro, vuelva a asumir un papel predominante a la hora de atajar las manifestaciones.