Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nueve muertos en el descarrilamiento de un tren en el norte de Italia

El descarrilamiento se ha producido en el norte de Italia. Foto: Corriere della Seratelecinco.es
Nueve personas han muerto y cerca de una treintena han resultado hoy heridas en el descarrilamiento de un tren regional en la provincia de Bolzano, en el norte de Italia, según la información facilitada por Protección Civil. Las asistencias no descartan que se puedan hallar más  cuerpos. Hay dos desaparecidos. De los heridos, siete están graves y han sido trasladados a hospitales de la zona.
El descarrilamiento del convoy tuvo lugar alrededor de las 9.00, hora local, en una zona de vía única que atraviesa una estrecha garganta entre los municipios de Laces y Castellbello, que estaban unidos a la localidad de Merano con esta línea ferroviaria.
Todo apunta a que el convoy fue alcanzado por un desprendimiento de tierra, consecuencia de la mala situación del terreno debido a la rotura de un conducto de riego que durante dos días había mojado el suelo y dejado muy inestable, aunque habrá que esperar a tener más datos.
Por el momento, los técnicos han podido rescatar la caja negra del tren, que está muy dañada. Ha sido puesta bajo la supervisión de los carabinieri.
Chocó contra una masa de rocas
El primer vagón, que sufrió graves daños debido al impacto, se salió de la vía y quedó colgado entre dos árboles que evitaron que cayera al río. Los bomberos lo han asegurado con una palanca. Uno de los agentes ha confesado a "Il Corriere della sera" que es una escena "escalofriante", ha dicho, "el tren está lleno de tierra y fango, tenemos que trabajar con las manos, es realmente tremendo".
Los servicios de Protección Civil han instalado una base en la zona, al tiempo que se ha interrumpido el tráfico para poder llevar a cabo las tareas de rescate.
La línea afectada, según "Il Corriere della Sera", es una de las más modernas de la región del Trentino Alto-Adigio y fue inaugurada en 2005.
El Ministro de Transportes, Altero Matteoli, que se desplazó al lugar de los hechos tras conocer la noticia, calificó lo sucedido de "muy grave" y precisó que la línea afectada está gestionada por la compañía SAD y que no está bajo la responsabilidad de la compañía de Ferrocarriles del Estado italiano.
Este es el segundo accidente ferroviario que azota Italia en menos de un año, puesto que el pasado 29 junio 2009, más de veinte personas fallecieron a consecuencia de la explosión en los vagones de un tren de mercancías cargado con gas en Viareggio, en la región italiana de Toscana, y otras cincuenta resultaron heridas.  
  LA