Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos muertos por disparos de las fuerzas de seguridad indias en Cachemira

Cachemires portando el cadáver de Muhammad Asam Gania, muerto presuntamente por disparos de un soldado indio durante un tiroteo, durante su funeral en Srinagar, la capital de verano de la región india de Cachemira, este viernes. EFEtelecinco.es
Dos personas murieron hoy y otras dos están en estado crítico por disparos de las fuerzas de seguridad contra una multitud que protestaba y dañaba las vías del tren en la conflictiva Cachemira india (norte), informó la Policía.
Con las muertes de hoy, son ya diecisiete los civiles que han muerto supuestamente a manos de las fuerzas de seguridad desde el inicio, el 11 de junio, de la ola de violencia que vive esta histórica región cuya soberanía se disputan la India y Pakistán.
El suceso de hoy tuvo lugar en la conflictiva localidad de Sopore, cuando agentes de la Fuerza Policial de la Reserva Central (CRPF) dispararon contra un grupo de manifestantes cerca de las vías de ferrocarril, dijo a la agencia india IANS una fuente policial.
"Otras dos personas en estado crítico han sido trasladadas a Srinagar (la capital cachemir de verano) para recibir tratamiento especializado", añadió la fuente.
Durante las protestas, la multitud había dañado parte de las vías, según informes provenientes de la zona.
No fue el único suceso violento del día: en Srinagar, un adolescente se encuentra según fuentes hospitalarias en estado crítico también por disparos de la CRPF, que abrieron fuego sobre otra multitud en la capital cachemir.
La noticia corrió por distintos barrios de Srinagar y ante las crecientes protestas callejeras, las autoridades indias anunciaron un toque de queda y decidieron el envío de refuerzos.
Además, otras veinte personas -doce manifestantes y ocho policías- resultaron heridos en otro encontronazo registrado en la ciudad de Tral, del distrito de Pulwama.
Los viernes, día de oración, suelen ser la fecha elegida por los principales líderes separatistas para convocar protestas en la región, sumida desde hace más de un mes en continuas manifestaciones contra las muertes de civiles a manos de las fuerzas indias.
En Cachemira, la única región india de mayoría musulmana, hay desplegados cientos de miles de efectivos de las fuerzas de seguridad y el Ejército, con vistas a proteger la frontera con Pakistán y controlar a los movimientos insurgentes locales.
Cachemira sigue siendo la mayor disputa territorial entre la India y Pakistán desde la independencia y partición del subcontinente, en el año 1947, aunque en la región también existe un potente sentimiento independentista.
El ministro indio de Interior, Palaniappan Chidambaram, se mostró hoy dispuesto a dialogar con los distintos partidos políticos cachemires para encontrar una salida a la situación y detener la espiral de violencia.