Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos dos muertos en enfrentamientos entre Policía y manifestantes en el sur de Egipto

Al menos dos personas han fallecido en enfrentamientos registrados este sábado --cuando se conmemora el tercer aniversario de la Revolución Egipcia-- entre Policía y partidarios del depuesto presidente islamista Mohamed Mursi en la gobernación de Menia, en el sur de Egipto, según informó la televisión estatal del país, citada a su vez por la agencia oficial de noticias china, Xinhua.
Hace unas horas, la Policía egipcia ha disparado munición real al aire para dispersar a un millar de manifestantes concentrados este sábado en el centro de El Cairo durante el día en el que se conmemora el tercer aniversario de la revolución que derrocó al ex presidente Hosni Mubarak.
Varios testigos han declarado que la Policía también disparó gases lacrimógenos y perdigones a la concentración, que marchaba a la simbólica plaza Tahrir, epicentro de las manifestaciones de 2011, para protestar contra el Gobierno en funciones que cuenta con el respaldo del Ejército.
Horas antes, una persona resultó herida cuando una bomba hizo explosión en las inmediaciones de una academia policial en El Cairo, según han confirmado fuentes de las fuerzas de seguridad, un día después de una ola de atentados bomba contra la Policía egipcia que se saldaron con la muerte de seis personas.
Los militantes islamistas han recrudecido su campaña de ataques contra las fuerzas de seguridad después de que el Ejército derribara en julio al Gobierno del presidente Mohamed Mursi, perteneciente a los Hermanos Musulmanes.
Desde entonces, las tensiones políticas entre los partidarios del Ejército y de la organización islamista han aumentado de forma rampante, cobrándose la vida de varios cientos de seguidores de Mursi y de miembros de las fuerzas de seguridad.