Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos nueve muertos y 32 heridos en un atentado suicida al sur de Bagdad

Soldados estadounidenses e irakíes haciendo guardia en el lugar donde explotó un coche-bomba en el distrito chiíta Kadhimiya de Bagdad el pasado día 7. EFEtelecinco.es
Al menos nueve personas murieron hoy y otras 32 resultaron heridas en un atentado contra un cuartel mixto de milicianos tribales y del Ejército iraquí en Iskandariya, en el sur de Irak, según fuentes del Ministerio de Interior.
Las fuentes explicaron que un terrorista detonó un cinturón de explosivos en mitad de un grupo de miembros de un Consejo de Salvación -milicias tribales suníes- que hacían cola para recibir su salario en el centro.
Las fuentes precisaron que entre las víctimas hay soldados iraquíes y milicianos tribales, y que los heridos, varios de ellos graves, fueron trasladados a hospitales de la provincia de Babel, donde está Iskandariya.
El pasado 2 de abril el Gobierno iraquí asumió el control total de los Consejos de Salvación, después de que el Ejército de EEUU, que los financiaba y supervisaba, culminara su traspaso.
Por otro lado, las fuentes señalaron que al menos un hombre murió y una mujer resultó herida en enfrentamientos entre una patrulla militar estadounidense y milicianos de un Consejo de Salvación en la aldea de Al Haq, cerca de Iskandariya.
El Ejército de EEUU todavía no ha confirmado ese suceso.
Hace dos años, Iskandariya, 50 kilómetros al sur de Bagdad, era considerada una de las ciudades que componían el llamado "triángulo de la muerte", que incluía también a Latifiya, Mahmudiya y Yusifiya, y que era conocido por los frecuentes ataques insurgentes contra las fuerzas estadounidenses e iraquíes.
Los incidentes de hoy ocurren un día después de una jornada especialmente violenta en Irak, en la que fallecieron cinco soldados estadounidenses y dos policías iraquíes en un ataque en Mosul, en el norte de Irak.
El jueves pasado, el país árabe conmemoró el sexto aniversario del derrocamiento del régimen del difunto dictador Sadam Husein, tras la invasión de EEUU en 2003.