Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos diez muertos y nueve heridos tras volcar un vehículo militar cerca de la localidad de Uludere

Al menos diez personas han fallecido --nueve soldados y un guarda de seguridad-- y otras nueve han resultado heridas de gravedad --todos ellos soldados-- después de que el vehículo militar en que viajaban volcara tras entrar accidentalmente en un canal de drenaje cercano a la localidad turca de Uludere, en la provincia de Sirnak (sureste, cerca de la frontera con Irak).
Varios residentes de la localidad que presenciaron el accidente se acercaron al lugar para ayudar a los heridos a salir del vehículo antes de que fueran trasladados al hospital militar de Sirnak por la Brigada Fronteriza Gülyazi. Todos los heridos se encuentran ingresados en estado crítico, según ha informado el diario turco 'Today's Zaman'.
El vehículo accidentado transportaba tropas de refuerzo a la localidad para aumentar las medidas de seguridad en torno a la visita del expresidente del Partido Sociedad Democrática (DTP) Ahmet Türk, quien tenía previsto visitar Uludere para reunirse con las familias de los 34 civiles fallecidos en el bombardeo perpetrado por las Fuerzas Aéreas turcas contra la localidad en diciembre de 2011.
El Ejército turco aseguró que había efectuado un ataque aéreo en la frontera entre Irak y Turquía contra un grupo de milicianos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) que intentaba entrar en el país para atentar contra las fuerzas de seguridad. Sin embargo, las investigaciones posteriores probaron que los fallecidos eran contrabandistas.
El contrabando es una importante fuente de ingresos en las provincias fronterizas con Irak, en las que muchos habitantes participan en el comercio ilegal de combustible, cigarros u otros productos procedentes de las aldeas fronterizas iraquíes.
El parlamentario del CHP Mahmut Tanal presentó una querella criminal contra el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan; el presidente, Abdulá Gül; y el jefe del Estado Mayor, Necder Özel; por crímenes contra la Humanidad en este bombardeo.
Tanal recordó que la Constitución recoge que el presidente es el jefe de las Fuerzas Armadas, por lo que Gül también es responsable del bombardeo. Asimismo, indicó que los oficiales estadounidenses que dieron la información de Inteligencia que llevó al ataque y los militares y civiles turcos que dieron la orden de ejecutarlo han de ser también investigados y juzgados. Sin embargo, un tribunal de Ankara desestimó las mismas.
CONTROVERSIA
El diario estadounidense 'The Washington Post' informó de que las autoridades estadounidenses notificaron a Turquía de que sus 'drones' habían "identificado hombres y animales" en dicha zona fronteriza. La localización, conocida como una ruta frecuentada por militantes del PKK, hizo que los funcionarios estadounidenses pasaran la información a sus homólogos turcos.
Los 'drones' estadounidenses abandonaron la zona tras enviar los movimientos de la caravana, dejando la opción de atacar en manos de las autoridades turcas, según una investigación interna del Departamento de Defensa. "Los turcos tomaron la decisión. No fue una decisión estadounidense", indicó un funcionario estadounidense.
Sin embargo, el Estado Mayor turco emitió un comunicado para desmentir estas informaciones y aseguró que los primeros datos de Inteligencia relacionados con el incidente fueron tomados por 'drones' turcos. Asimismo, manifestó que la información detallada había sido enviada a los organismos encargados de la investigación del suceso.
El Gobierno y el Parlamento turcos están llevando a cabo dos investigaciones independientes para esclarecer lo ocurrido y establecer quiénes son los responsables de la masacre de civiles.
En 2007, el Ejecutivo turco firmó un acuerdo con Estados Unidos para compartir información de Inteligencia respecto al PKK, abriendo la puerta a que las fuerzas de seguridad turcas pudieran monitorizar las actividades del grupo a través de fuentes de Inteligencia estadounidense.