Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En 2008 murieron 2.118 civiles en Afganistán, 40 por ciento más que en 2007

Un total de 2.118 civiles murieron en 2008 en Afganistán a causa del conflicto que azota al país, casi un 40 por ciento más que el año anterior, según un informe difundido hoy por la Misión de Asistencia de la ONU en Afganistán (UNAMA).
El 55 por ciento (1.160 personas) perdieron la vida en acciones atribuidas a la insurgencia talibán, mientras que las fuerzas afganas y las tropas internacionales fueron responsables de la muerte de 828 personas (un 39 por ciento), y el resto no se pudo achacar a ninguna de las dos partes.
Según la UNAMA, las víctimas mortales a manos de la "oposición armada" -en referencia a los insurgentes- aumentaron en 2008 en un 65 por ciento, casi todas ellas (un 85 por ciento) registradas en ataques suicidas o por la explosión de artefactos colocados por los talibanes.
La misión de la ONU tampoco pasa por alto la acción militar de las fuerzas afganas y las tropas internacionales, que causó 629 muertos en 2007 y 828 el año pasado.
"Los ataques aéreos (de las fuerzas extranjeras) continúan siendo responsables del mayor porcentaje (un 64 por ciento) de las muertes atribuidas a las fuerzas progubernamentales", denuncia la UNAMA.
Sin embargo, la ONU admite que las tropas internacionales se han mostrado "más dispuestas que antes" a hacer investigaciones "regulares y transparentes" sobre la muerte de civiles en sus operaciones.
"Aunque las fuerzas progubernamentales han introducido ciertos cambios en sus directrices tácticas, se debe hacer más para evitar la pérdida de vidas inocentes", advierte la UNAMA.
El informe recoge además que 38 cooperantes fueron asesinados en 2008, el doble que en 2007, mientras que otros 147 fueron secuestrados, y advierte de que, además de los feudos sureños talibanes, partes del este y el oeste afgano presentan ya un "extremo riesgo" para los activistas humanitarios.
La ONU hace un llamamiento a todas las partes del conflicto a respetar las reglas humanitarias del derecho internacional.