Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unos 300.000 musulmanes rohingya viven de forma ilegal tan solo en un distrito de Bangladesh

Además de los 32.000 musulmanes rohingya que viven en dos campamentos de refugiados del distrito de Cox's Bazar, ubicado en la división Chittagong, en el sureste de Bangladesh, existen unos 300.000 más que viven de forma ilegal en este distrito.
Según las estadísticas extraídas de la primera ronda de censo del Gobierno --llevado a cabo del 1 al 23 de febrero para identificar a las familias rohingya que viven en esta zona-- y recogidas por el diario bangladeshí 'Daily Star', estos 300.000 pertenecen a unas 37.000 familias, de las cuales 20.000 están formadas por miembros exclusivamente rohingya y otras 17.000, por miembros rohingya casados con nacionales.
La rohingya es una de las minorías más perseguidas del mundo. Desde 1978, los rohingya han ido llegando a Bangladesh en varias oleadas, huyendo de la represión en su Birmania natal. Si bien deberían haber sido repatriados, su reubicación ha quedado congelada al menos durante la última década.
La segunda fase del censo estará destinada a identificar a individuos rohingya y los resultados quedarán extraídos de la evaluación de población elaborada entre el 2 de junio y el próximo lunes, pero sus resultados se conocerán más adelante.
MILES DE ROHINGYA HUYENDO DE BIRMANIA
Según el departamento de la Comisaría de Repatriación de Refugiados Rohingya (CRRR), cerca de 250.000 rohingya entraron en Bangladesh en 1978 huyendo de la 'Operación Dragón' llevada a cabo por el Gobierno birmano, una operación cuyo objetivo era evaluar la situación de los habitantes en zonas fronterizas y tomar medidas contra los extranjeros que habían entrado de forma ilegal en el país. Esta operación acabó con la expulsión y detención masiva de rohingya, a los que no se consideraban ciudadanos.
Entre 1991 y 1992 la ola fue similar: otros 250.000 musulmanes entraron a Bangladesh a través de las fronteras de Cox's Bazar y Bandarban, donde el Gobierno levantó 21 campamentos temporales para ellos.
Con la ayuda del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), el Gobierno registró los nombres de los refugiados rohingya en estos campamentos, de los cuales sólo existen dos en la actualidad: uno en el distrito de Kutupalong y otro en Cox's Bazar.
EL CRRR, bajo el paraguas del Ministerio de Gestión de Desastres, ha estado suministrando alimentos, tratamiento médico y alojamiento a los refugiados con la ayuda de varias agencias, locales y extranjeras.