Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"No soy un nazi y nunca lo he sido"

El líder ultraderechista Nick Griffin a su llegada a la cadena BBC. Foto: Reuters.telecinco.es
La BBC ha sembrado la polémica. La cadena ha invitado a su programa "Question Time" al líder ultraderechista, Nick Griffin, quien ha expuesto la versión moderada del Partido Nacional Británico (BNP) que preside y que defiende recuperar la supremacía blanca en el Reino Unido. En medio de una gran controversia, Griffin ha negado ser un nazi pese a que ha negado el Holocausto y se ha declarado víctima de una conspiración del "establishment ultraizquierdista, que ni siquiera quiere que los ingleses sean reconocidos como un pueblo". Mientras, a las puertas de la BBC, cientos de personas se concentraban para protestar por la intervención del líder ultraderechista.
Durante su primera aparición en el programa emitido en horario de máxima audiencia, el líder ultraderechista ha insistido que había sido "atacado y demonizado" por los políticos y rivales y ha asegurado que nunca había sido un nazi y nunca lo será en respuesta a las alegaciones del público que le acusó de "envenenar" Reino Unido.
"No soy un nazi y nunca lo he sido", ha exclamado Griffin, que en el pasado ha reconocido que cuando era un adolescente leyó con interés "Mein Kampf", que ha manifestado que "quizá Adolf Hitler fue un poco lejos", que ha considerado el Islam una religión "malvada y salvaje" y que ha expresado su "asco" cuando ve a dos hombres besarse.
Visiblemente nervioso en el inicio del programa, al que tuvo llegar escoltado, y con la audiencia y el resto de participantes en el programa en su contra, Griffin ha buscado ofrecer una imagen de moderación y negar muchas de las declaraciones que se le atribuyen.
No se ha retractado, sin embargo, de su opinión sobre el Islam -"porque entre otras cosas considera a las mujeres ciudadanas de segunda"- y ha argumentado que "si los musulmanes permanecen en este país deben tener en cuenta que este debe seguir siendo un país británico y cristiano, basado en valores democrático y no en los del Corán".
Tampoco ha retirado su afirmación de que los últimos Gobiernos del Reino Unido han organizado "un calculado genocidio contra el pueblo aborigen de estas islas", es decir, contra "los ingleses, escoceses, irlandeses y galeses que han vivido aquí los últimos 17.000 años".
Preguntado sobre si con eso se refería a la población de raza blanca, teniendo en cuenta que en el pasado ha expresado su deseo de "tener un Reino Unido con un 99% de población blanca", ha contestado: "el color de la piel es irrelevante".
Protestas en la calle
Mientras, cientos de personas se concentraron frente a la sede de la BBC para protestar contra la intervención del líder del BNP, cuyo partido, que rechaza en sus estatutos la pertenencia a ciudadanos que no sean blancos consiguió 900.000 votos en las elecciones europeas y obtuvo dos representantes en Bruselas.
Tres personas fueron detenidas al intentar entrar por la fuerza en las instalaciones de la BBC, cuya dirección justificó la decisión de invitar a Griffin a sus estudios, pese a su defensa de políticas que vulneran la legalidad, en el respeto a la libertad de expresión. EPF