Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Los niños pueden nacer asesinos?

Un nuevo planteamiento surge alrededor del caso Bulger, la brutal muerte de James Bulger, un niño de dos años, a manos de dos chicos de diez años en 1993 en Reino Unido. Los expertos e investigadores del suceso se preguntan si realmente esos niños pudieron nacer malévolos o si sus padres y educadores fueron parte responsable del crimen que cometieron.
El pasado familiar de los asesinos de James Bulger pasó en su momento inadvertido. Al ser juzgados en un tribunal de adultos, sus padres y su ambiente se consideraron poco importantes.
Robert era el quinto de siete hermanos. Soportó durante su adolescencia que su padrastro, alcohólico agresivo, maltratase a su madre provocándole incluso un aborto. Su madre también se dio al alcohol. Los informes aseguran que Robert “creció con miedo a los demás”
Jon Venables aterrizó en el mundo en el seno de un hogar roto. Sus padres se divorciaron cuando tenía tres años. Su madre frecuentaba los bares y su padre era aficionado a vídeos de ultraviolencia y pornografía.
No encontraron explicación razonable para justificar las atrocidades cometidas, por lo que su versión fue que los niños eran malévolos. Ahora, y a raíz de la detención de Venables después de 17 años por cometer un grave crimen sexual, lleva a expertos en el caso a plantearse no sólo si realmente pueden ser reinsertados con eficacia en la sociedad, sino también que quizá el mal no creciese en los dos niños de forma innata, sino que su entorno familiar fue tan responsable del asesinato de Bulger como los pequeños. Esa es la hipótesis que el Daily Mail maneja tras investigar el pasado de los niños.
Según esta teoría, los niños asesinos tienen algo en común: similares antecedentes familiares. Con esto, no quiere decirse que todo niño que crece en un hogar roto y violento, con una familia caótica, vaya a convertirse en un peligro para la sociedad, pero sí que se sabe que la probabilidad es mayor que si es educado en un entorno estable.
Queda preguntarse ahora qué estaríamos leyendo de Jon Venables y Robert Thompson de haberse criado en un hogar distinto. IM