Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paralítica tras un accidente, cumple su sueño de caminar hasta el altar

El deporte dejó en Gina el sello de constancia y sacrificio. Y un accidente de coche, la silla de ruedas de por vida. Cuando su novio John le pidió matrimonio, se propuso cumplir su sueño: llegar al altar caminando. Pero cómo, si sus piernas carecían de sensibilidad. En un centro de rehabilitación de EEUU, trabajó muy duro durante 1 año y medio. Su padre y confidente, siempre a su lado. Unas prótesis y toneladas de coraje  la mantendrían en pie. Y el vestido taparía lo que no hacía falta que se viera.  Y... así en su inseparable silla de ruedas desde hace 6 años, llegó la novia paralítica. Pero sólo hasta aquí. Porque se levantó, cogió la muleta y caminó feliz del brazo de su orgulloso padre. Un abrazo de eterno agradecimiento.