Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El número de desplazados en el mundo se mantiene en 26 millones de personas

En el mundo había al final de 2008 un total de 26 millones de personas que tuvieron que abandonar sus hogares debido a la violencia y los conflictos armados, una cifra que es similar a la de un año antes y la más alta desde principios de los 90, según se dio a conocer hoy.
El Centro de Control de Desplazamientos internos (IDMC), una entidad dependiente del Consejo Noruego de Refugiados, difundió este viernes su informe anual sobre los desplazados internos, que contabiliza el número de personas que, aunque permanecen en su país, se han visto forzadas a salir de sus hogares.
El hecho de que la cifra sea similar a la de 2007 y siga siendo la más alta desde principios de la década de los 90 demuestra el fracaso de las medidas adoptadas para tratar de reducirla, según el IDMC, que hizo público su informe bajo los auspicios de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).
El máximo responsable de la ONU para los Refugiados, Antonio Guterres, fue el encargado de dar a conocer el documento en una conferencia de prensa celebrada en Nueva York y en la que también participó el subsecretario general de la ONU para Asuntos Humanitarios, John Holmes.
Según los datos del informe, los países con mayor número de refugiados internos fueron un año más Sudán (con 4,9 millones), Colombia (con 4,3 millones) e Irak (con 2,8 millones).
En todas las regiones del mundo, a excepción de África, las cifras de desplazados internos aumentaron o se mantuvieron al mismo nivel que en 2007.
En Latinoamérica se produjo un aumento de 7 por ciento, que el informe atribuye a los efectos del conflicto interno en Colombia, donde en 2008 se registraron 300.000 nuevos desplazados.
Además de Colombia, los otros países latinoamericanos con desplazados internos mencionados en el informe son Perú (150.000), México (21.000) y Guatemala, en donde el informe no logró precisar una cifra.
En Oriente Medio también se registró un aumento de la población desplazada por conflictos, en este caso de 11 por ciento, debido a la situación en Irak.
Pese al notable avance logrado el año pasado en la estabilización del país árabe, sólo un porcentaje muy reducido regresó a sus hogares, según los datos difundidos hoy.
En África el número de desplazados se redujo 9 por ciento, debido a la reducción de la violencia en parte de la veintena de conflictos que padece el continente.
Sin embargo, aumentó a 1,3 millones en Somalia, mientras que Sudán, con 4,9 millones, sigue siendo el país con mayor número de población alejada por la fuerza de sus hogares, agrega.
En total, existen desplazados internos en 52 países y son especialmente las mujeres y los niños quienes más sufren este problema.
Los desplazados deben hacer frente en muchos casos a nuevos ataques armados como los que les hicieron abandonar sus lugares de residencia, así como hambre, enfermedades o falta de un refugio apropiado.
La perpetuación de la violencia ha llevado a que la situación de desplazamiento en 35 países se considere "prolongada", ante la imposibilidad de los afectados de regresar a sus hogares en condiciones de seguridad.