Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La obesidad pone en riesgo el poderío militar de EEUU

El aumento de los niveles de obesidad entre los jóvenes adultos de Estados Unidos puede socavar el futuro de las fuerzas armadas del país. Lo han asegurado dos generales retirados que advirtieron de que los potenciales reclutas podrían tener demasiado peso para alistarse en sus filas del Ejército.   La obesidad es la razón médica número uno para recharzar a los jóvenes aspirantes a reclutas.
"Las tasas de obesidad amenazan la salud de los estadounidenses en general y el futuro poderío de nuestras fuerzas", afirmaron John Shalikashvili y Hugh Shelton, ex jefes del Estado Mayor Conjunto.
Según las cifras del ejército citadas por los ex jefes militares, ya en 2005, al menos nueve millones de jóvenes adultos -27% de la población de entre 17 a 14 años- pesaba demasiado como para servir en las fuerzas, y aseguran que estas cifras no han mejorado.
En un artículo publicado por   titulado "La última amenaza a la seguridad nacional: la obesidad", explicaron que ésta es la razón médica número uno al momento de rechazar a los aspirantes a reclutas. 'The Washington Post'
Por ello, los ex comandantes -junto con otros 130 militares de alto rango- exhortaron al Congreso a que fomente leyes que aseguren una mejor nutrición en las escuelas, para que les ofrezcan a los estudiantes más vegetales, frutas y granos integrales y les reduzcan la ingesta de azúcar, sodio y grasas.
Las fuerzas armadas enfrentan un problema con los efectivos militares en servicio porque tienen sobrepeso y no pueden ser promovidos al no cumplir los requisitos físicos exigidos.
Shalikashvili y Shelton, por su parte, mostraron su apoyo al plan del presidente Barack Obama para invertir un millón de dólares por año en los próximos 10 años en programas de nutrición infantil.
Para los generales retirados, esta inversión tendría sentido ya que, según dijeron, el país gasta 75.000 millones de dólares anuales en gasto médicos asociado a enfermedades relacionadas con la obesidad.