Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un oficial de la Junta Militar habla de 80.000 muertos sólo en un distrito

Hasta el momento, el régimen admite sólo 22.980 muertos, 42.119 desaparecidos, 1.383 heridos y más de un millón de damnificados, aunque la Embajada de Estados Unidos sostiene que la cifra podría ser superior a los 100.000.
Tin Win, un portavoz del régimen militar en Labutta, ha dicho que la mayoría de las 63 aldeas que rodean a capital del distrito están totalmente anegadas.
El Gobierno no ha  confirmado oficialmente el dato y continúa ocultando a la población la auténtica magnitud del desastre.
Las mayores amenazas para los damnificados son en estos momentos las enfermedades, la escasez de alimentos y la falta de agua potable, mientras los alimentos básicos escasean y sus precios se han disparado por la especulación y la creciente demanda.
La mayor empresa petrolera de Tailandia anunció que está preparándose para enviar un tanque con 400.000 dólares (261.403 euros) de combustible para la ciudad, donde las colas en las gasolineras alcanzan varios kilómetros.
Quienes han logrado entrar informan de montañas de cuerpos sin vida y destacan la desesperación de los supervivientes.
En el delta del Irrawaddy, el hambre comienza a tornarse en desesperación, y se han producido enfrentamientos y peleas por acceder a la ayuda internacional y en las primeras tiendas que abrieron sus puertas.    LA