Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La oposición arrasa en las generales y abre una nueva era política en Japón

El PD ha obtenido mayoría absoluta en la Cámara de Representantes y ha diezmado al hasta ahora partido hegemónico, el Liberal Demócrata (PLD) de Taro Aso, quien ha anunciado su dimisión como líder de esa fuerza política por su "responsabilidad en la derrota".
El primer ministro ha reconocido que la "grave" derrota electoral de su partido se debió a que no fue capaz de responder a los problemas sociales de Japón, incluida la creciente disparidad social, y a las críticas en su contra.
No obstante, ha defendido su decisión de retrasar las elecciones hasta finales de agosto, cuando se esperaba que convocase comicios poco después de asumir el poder, en septiembre de 2008. En todo momento Aso ha señalado que era preciso afrontar primero los problemas económicos del país y la crisis, pero finalmente la derrota de su partido ha sido más acusada debido a la incidencia de la recesión, según los analistas.
"La victoria del pueblo"
"Es la victoria del pueblo", ha sentenciado al conocer el resultado electoral el futuro jefe de Gobierno de Japón, Yukio Hatoyama, de 62 años, a quien los medios nipones otorgan unos 300 escaños frente a los apenas 100 del PLD.
El mensaje de necesidad de "cambio histórico" lanzado como un mantra durante la campaña por Hatoyama ha convencido a los japoneses, que desde 1955 sólo han visto a una fuerza en el poder, el PLD, salvo un corto paréntesis de un año entre 1993-94.
El partido que ha conseguido acabar con esas más de cinco décadas de monolitismo del PLD lo ha hecho con un programa reformista y populista, que aboga por poner el acento en "el pueblo", reducir la extensa burocracia nipona, congelar impuestos, dar ayudas directas a los trabajadores y tener una relación de igual a igual con EEUU.
69'5% de participación
Algo más de 104 millones de japoneses estaban convocados a las urnas para unas elecciones históricas aunque a última hora de la tarde bajó la participación, posiblemente por efecto de un tifón que llegó a una amplia región alrededor de Tokio en esas horas.
La afluencia a los colegios electorales fue del 69,5 por ciento, según la agencia local Kyodo, con una participación anticipada en niveles récord (casi 14 millones o el 13,4 por ciento del censo). BQM