Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La oposición venezolana pide que se instalen 40.000 mesas para la segunda fase del revocatorio

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ha solicitado este martes al Consejo Nacional Electoral (CNE) que instale 40.000 mesas en 14.000 centros de votación de todo el país cuando se celebre la segunda fase del proceso para iniciar el referéndum revocatorio contra el presidente, Nicolás Maduro.
El secretario ejecutivo de la coalición, Jesús 'Chúo' Torrealba, ha exigido al CNE que convoque ya esta segunda etapa, en la que la oposición tendrá que recoger el 20 por ciento de firmas de los censados --cerca de cuatro millones-- en tan solo tres días.
"Como ya reconocieron ellos mismos, como ya reconocieron las rectoras 'psuvistas' del CNE y reconoció el mismo jefe de ellas, el señor Jorge Rodríguez, ya tenemos las firmas necesarias, más que suficientes, para rebasar la cuota del 1 por ciento. Entonces, sencillamente, iniciemos la segunda etapa del proceso", ha pedido Torrealba.
Este mismo lunes, Rodríguez, responsable del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en la comisión que evalúa el proceso de activación del revocatorio, aseguró que si bien era un "fraude" que la oposición no lograra validar 1,3 millones de firmas en cinco días, sí había conseguido validar algo menos de 400.000, lo que es más del doble de lo que necesitaban.
En este contexto, 'Chúo' ha explicado que ya que para la siguiente fase es necesario convocar a todo el electorado, "la única forma de brindarle a todos y cada uno de los integrantes del registro electoral la posibilidad de expresar su voluntad es abriendo la plataforma que se utiliza de manera convencional en las elecciones nacionales".
En el caso de que se consigan validar las firmas en la siguiente fase, el CNE tiene 15 días para revisarlas, pudiendo rechazarlas y solicitar nuevas firmas, como ocurrió cuando la oposición intentó revocar al fallecido Hugo Chávez en 2004.
Si el CNE considera que se ha alcanzado el número requerido de firmas y huellas, debe convocar al referéndum dentro de los siguientes 90 días. Para que el mandato de Maduro se considere revocado deben votar a favor de su salida igual o mayor número de electores de los que lo escogieron en 2013: 7,5 millones.