Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El pacientE de ébola de EEUU llegó procedente de Liberia el 20 de septiembre

El director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, Thomas Frieden, ha confirmado este martes el primer caso de ébola dentro de las fronteras del país y ha explicado que se trata de una persona llegada desde Liberia el pasado 20 de septiembre.
El paciente, del que no ha dado detalles, comenzó a encontrarse mal después de su llegada. Solicitó asistencia médica seis días después de aterrizar en Estados Unidos.
"No tengo ninguna duda de que controlaremos este caso para que (la enfermedad) no se expanda", ha defendido el director de los CDC, que no obstante ha admitido de que personas en contacto con el enfermo podrían desarrollar la enfermedad "en las próximas semanas".
"No hay riesgo de que se produjera transmisión durante el vuelo", ha recalcado Frieden, quien ha explicado que "el ébola no es transmitido por alguien que no presente fiebre u otros síntomas".
Por su parte, el Departamento de Sanidad de Texas ha dicho que "los CDC recomiendan que las personas se protejan evitando el contacto con la sangre y los fluidos corporales de las personas enfermas de ébola", al tiempo que ha pedido a los trabajadores sanitarios que pregunten a los pacientes sobre sus viajes recientes y les consideren pacientes de ébola en caso de que presenten fiebre y hayan viajado en los últimos 21 días a Sierra Leona, Guinea, Liberia y algunas zonas de Nigeria.
El ébola se contagia mediante el contacto directo con sangre y otros fluidos corporales o por exposición a objetos contaminados. El virus no es contagioso hasta que no aparecen los primeros síntomas, aunque éstos pueden surgir en un plazo de entre dos y 21 días después del contagio.
El mayor brote de esta enfermedad de la historia tiene su foco en dichos países de África Occidental y ha causado la muerte de más de 3.000 personas e infectado a varios miles más. A esta situación se une un segundo brote en Congo.
Hasta ahora, no se había confirmado ningún caso del virus en Estados Unidos, aunque este país sí había repatriado a cuatro ciudadanos enfermos desde países africanos.