Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los padres de los 43 'normalistas' piden que la CIDH siga investigando

Los padres de los 43 'normalistas' (estudiantes de magisterio) desaparecidos en la localidad mexicana de Iguala han pedido una prórroga a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que el grupo de expertos independientes siga investigando el caso.
Según ha informado el abogado de los padres, Vidulfo Rosales, los familiares han solicitado que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) continúe sus labores, después de que el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, afirmara que su trabajo concluirá el 30 de abril y no habrá prórroga.
Rosales ha indicado que le sorprende la posición de Osorio Chong, que es "meramente política", ya que el convenio entre la CIDH, el Gobierno mexicano y los padres de los 'normalistas' establece que se puede prorrogar el mandato "por las veces que sean necesarias, mientras no se cumplan todavía los objetivos para los cuales fue creado el GIEI", ha afirmado en una entrevista con Radio Fórmula.
De acuerdo con el letrado, los objetivos por los que fue creado el GIEI son establecer líneas de investigación para determinar la verdad, planes de búsqueda para dar con el paradero de los jóvenes y elaborar un programa de asistencia a las familias.
"Hay avances importantes. Sin embargo, estamos todavía lejos, en virtud de lo cual, desde nuestro punto de vista, se hace necesario una ampliación de ese mandato, se hace necesaria esa prórroga", ha destacado Rosales.
CASO IGUALA
Los 'normalistas' llegaron a Iguala el 26 de septiembre de 2014 para recaudar fondos para viajar a la capital mexicana el 2 de octubre con el fin de participar en la conmemoración de otra matanza estudiantil, la de Tlatelolco.
Ese día la esposa del alcalde tenía previsto presentar un informe de su labor al frente del Sistema de Desarrollo Integral para la Familia municipal y, ante el temor de que los estudiantes reventaran el acto, como ya había ocurrido en el pasado, el alcalde ordenó a la Policía actuar contra los 'normalistas'.
Policías de Iguala, apoyados por agentes de la vecina Cocula, interceptaron a los jóvenes a la entrada del municipio y abrieron fuego, matando a uno de ellos y dando lugar a un enfrentamiento que se saldó con seis muertos y 25 heridos.
Una vez controlada la situación, detuvieron a los 'normalistas' que no consiguieron huir, les condujeron en varios furgones policiales a los límites entre Iguala y Cocula y se los entregaron al grupo de sicarios Guerreros Unidos.
A partir de ese momento se pierde el rastro de los 43 'normalistas'. Queda ahora el análisis de las cenizas, ya que el de los cadáveres de la treintena de fosas comunes halladas en Iguala y municipios cercanos ha revelado que no son los jóvenes.