Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El partido de Dostum asegura que sigue en Turquía y agrega que volverá a Afganistán la semana que viene

El portavoz del Movimiento Nacional Islámico, Bashir Ahmad Tayanj, ha afirmado este miércoles que el vicepresidente primero de Afganistán y líder del país, Abdulrashid Dostum, volverá al país la semana que viene, asegurando que continúa en Turquía.
"No hay barreras para que vuelva, ya que el vicepresidente no necesita ningún tipo de permiso oficial", ha dicho, en declaraciones recogidas por la cadena de televisión local Tolo TV.
Las declaraciones de Tayanj han llegado un día después de que la OTAN confirmara que el avión en el que viajaba Dostum había sido desviado después de que se le negara el permiso para aterrizar en el aeropuerto de Mazar-e-Sharif, en la provincia de Balj (norte).
Fuentes con conocimiento del asunto citadas por dicha cadena indicaron que el avión fue desviado a la capital, Kabul, si bien finalmente se dirigió a la capital de Turkmenistán, desde donde Dostum volvería al país por carretera.
Sin embargo, el Movimiento Islámico Nacional negó que el vicepresidente primero fuera en el avión, lo que también fue desmentido por el gobernador de Balj, Mohamad Ata Nur.
Nur indicó que en el aparato viajaba un grupo de ingenieros, agregando que el vuelo tuvo que volver a Turquía --donde se encuentra Dostum desde hace dos meses por motivos médicos-- debido a "un problema técnico".
Por contra, el portavoz de la 'Misión Apoyo Decidido' de la OTAN, William Salvin, afirmó que "lo que ha pasado con Dostum es que se le negó el permiso para aterrizar en Mazar-e-Sharif".
"Se nos pidió que hiciéramos una llamada telefónica para intentar obtener permiso (...), pero lo declinamos (...) porque nuestro comandante en la zona norte dijo que ese no es el papel de la misión", agregó, en declaraciones a la emisora estadounidense Voice of America.
El supuesto intento de viaje de Dostum a Afganistán llega una semana después de que la Fiscalía anunciara que el caso contra él por presuntamente secuestrar y violar al exgobernador de la provincia afgana de Jauzján Ahmad Eshchi ha sido presentado ante los tribunales.
En respuesta, el Movimiento Nacional Islámico de Afganistán denunció la existencia de un intento de "debilitar" la posición de Dostum, manifestando que ni Dostum ni sus guardaespaldas --acusados en el caso-- comparecerán ante los tribunales, y subrayando que el partido "no considera una obligación aparecer ante los tribunales en este caso, ya que es de tipo político".
"Si el caso contra el vicepresidente primero está siendo investigado a instancias del palacio presidencial (...) tiene derecho a no comparecer ante el tribunal, ya que los tribunales comunes no tienen autoridad en este tipo de casos", remachó.
LA DENUNCIA DE ESHCHI
Eshchi reclamó en febrero que Dostum fuera suspendido y compareciera ante la Fiscalía para responder por su denuncia. Días antes, siete de los nueve guardaespaldas del vicepresidente primero comparecieron ante las autoridades.
A finales de enero, la Fiscalía General de Afganistán aprobó una orden de arresto para nueve guardaespaldas de Dostum, después de que Eshchi denunciara haber sido secuestrado y violado.
Eshchi sostiene que fue secuestrado en noviembre de 2016 por orden de Dostum y que fue agredido sexualmente con un fusil de asalto tipo Kalashnikov el propio vicepresidente y sus guardaespaldas.
Eshchi, según su versión, fue secuestrado durante un evento deportivo en Jauzján y sus captores le mantuvieron cautivo durante varios días.
El exgobernador mantiene que Dostum ordenó su secuestro porque temía el creciente aumento de su popularidad entre la población de origen uzbeko.
El gabinete del vicepresidente de Afganistán ha señalado que Dostum tiene las mismas garantías que el presidente del país y que, por tanto, es necesaria una mayoría de dos tercios de los parlamentarios para aprobar su destitución.
Por su parte, la Presidencia del país y la Fiscalía General han afirmado que Dostum puede ser procesado y condenado como cualquier otro ciudadano.