Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La pericia del piloto evitó una catástrofe aérea

El pasaje empleó el avión como plataforma mientras los rescataban. Video: Informativos Telecinotelecinco.es
"Ha sido un milagro. Se ha evitado un accidente que potencialmente podría haber sido muy trágico", ha indicado el gobernador de Nueva York, David Paterson, durante una conferencia de prensa junto con el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, en un muelle del río cercano al lugar del accidente.
Una portavoz de la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos ha confirmado haber sido informada de que las causas podrían estar relacionadas con una gran bandada de aves, pero ha rehusado "especular" al respecto.
El presidente de US Airways, Doug Parker, ha asegurado en conferencia de prensa que todos los pasajeros y miembros de la tripulación que iban en el A-320 estaban a salvo.
"En el avión iban 150 pasajeros, 2 miembros de la tripulación y 3 asistentes de vuelo han salido del avión y de la cabina. Todos están a salvo", indicó Parker, que pidió que "no se colapsen los teléfonos habilitados para atender a los familiares de los afectados" (1-800-679-8215).
Afectados de hipotermia
Personal del cuerpo de bomberos que ha atendido a los pasajeros ha confirmado que algunos de ellos, con problemas menores, han sido enviados a la orilla neoyorquina del Hudson, y que entre ellos hay algunos afectados por hipotermia debido a las bajas temperaturas de las aguas del río.
Otros heridos han sido enviados a la costa de Nueva Jersey, el estado vecino de Nueva York, y según la Oficina de Gestión de Emergencias de Nueva York, todos están en buenas condiciones.
Testigos y pasajeros coincidieron en indicar en declaraciones a la prensa que el avión perdió altura con lentitud y que se posó con relativa suavidad sobre el agua del río Hudson.
Según varias cadenas de televisión locales, el piloto habría notado el impacto de esas aves en el avión tan sólo unos minutos después de haber despegado y, tras informar a los pasajeros, trató de aterrizar en un área de Brooklyn, pero al ver que no llegaba, optó por amerizar sobre las aguas del río.
En Washington, una portavoz del Departamento de Seguridad Nacional, Laura Keehner, indicó que "no existe ninguna información que indique que sea un incidente vinculado a la seguridad", al tiempo que agregó que las autoridades investigarán a fondo lo acaecido.      LA