Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El periodista Robert Fisk dice que la causa de la masacre de Daraya fue el fracaso de un intercambio de presos

El periodista británico Robert Fisk, uno de los corresponsales occidentales en Oriente Próximo de más renombre y con mayor reconocimiento internacional, ha afirmado en un artículo publicado en el diario 'The Independent' que la matanza de más de 270 personas en el barrio periférico damasceno de Daraya se desencadenó tras el fracaso en un intercambio de prisioneros entre el Ejército Libre Sirio (ELS) y el Gobierno sirio.
Fisk, el primer periodista occidental que ha visitado el lugar de los sucesos, ha apuntado que, en base a las declaraciones de los hombres y mujeres con los que ha podido hablar durante su visita, "la historia es diferente de la versión que se ha repetido en todo el mundo".
"Es una historia de toma de rehenes por parte del ELS y de desesperadas negociaciones para un intercambio de prisioneros entre los oponentes al régimen y el Ejército sirio, antes de que las fuerzas gubernamentales entraran en la localidad para arrebatarle el control a los rebeldes", ha agregado.
"Oficialmente, no se mencionaron estas conversaciones, pero altos cargos sirios han dicho a 'The Independent' que agotaron todas las posibilidades de reconciliación con las personas que controlaban la ciudad", ha apuntado Fisk. Asimismo, ha añadido que "los residentes de Daraya han dicho que hubo un intento por ambas partes para hacer un intercambio entre civiles y soldados fuera de servicio --aparentemente secuestrados por los rebeldes por sus lazos familiares con el Ejército-- con prisioneros bajo custodia militar". "Cuando las negociaciones colapsaron, el Ejército avanzó hacia Daraya", ha relatado.
Además, ha indicado que los cuerpos de los fallecidos han sido trasladados desde el cementerio, donde muchos de ellos fueron encontrados. "Cuando llegamos, en compañía de tropas sirias, los francotiradores dispararon contra los soldados, alcanzando la parte trasera del vehículo blindado en el que escapamos", ha dicho.
"Aún así, pudimos hablar con civiles sin que los oficiales sirios escucharan, y sus relatos apuntan a que las atrocidades estuvieron más extendidas de lo que se suponía", ha subrayado Fisk. "Una mujer, que se identificó como Leena, dijo que viajaba en su coche por la ciudad cuando vio los cadáveres de al menos diez hombres cerca de su casa, antes de agregar que, en ese momento, las tropas sirias aún no habían entrado en Daraya", ha señalado.
"Otro hombre ha manifestado que, pese a que no vio a los muertos del cementerio, creía que la mayoría estaban relacionados con el Gobierno o eran miembros fuera de servicio", ha expuesto Fisk. "Uno de los muertos era cartero, le mataron porque trabajaba para el Gobierno", ha dicho uno de los hombres entrevistados por el periodista británico.
En este sentido, Fisk ha valorado que, "si estas historias son ciertas, los hombres armados --que llevaban pasamontañas, según otra mujer que describió cómo entraron en la vivienda y les besó en un intento para impedir que dispararan a su familia-- eran más probablemente insurgentes armados que tropas sirias".
Por último, otro de los entrevistados indicó que "viajaba hacia (el barrio periférico damasceno de) Senaya cuando se produjo un tiroteo". "Le dije a mi mujer que se tirara al suelo, pero una bala entró en el autobús, atravesó a mi bebé y alcanzó a mi mujer. La misma bala. Están los dos muertos. El tiroteo vino desde los árboles, desde una zona verde. Quizá los militantes se escondían entre los árboles y pensaban que era un autobús militar que trasladaba soldados", apostilló.
Por último, Fisk ha argumentado que "una investigación a gran escala sobre la tragedia fue imposible (durante su visita a Daraya)". "En ocasiones, en compañía de las Fuerzas Armadas sirias, tuvimos que correr por las calles vacías con francotiradores antigubernamentales en las intersecciones. Muchas familias han erigido barricadas en sus casas", ha apostillado.
Fisk ha cubierto la guerra civil de Líbano, la invasión soviética de Afganistán, la guerra entre Irak e Irán, la invasión israelí del Líbano, la guerra civil en Argelia y la guerra de los Balcanes. Asimismo, cubrió el conflicto palestino-israelí y realizó el seguimiento desde el mismo frente de las dos guerras del Golfo.
PETICIÓN DE RUSIA
Este mismo miércoles, el Gobierno de Rusia ha reiterado la necesidad de que Naciones Unidas y la Liga Árabe abran una investigación en torno a la matanza. "Es otro crimen de naturaleza provocadora. Moscú condena estos terribles y bárbaros actos de condena", ha dicho el Ministerio de Exteriores ruso a través de un comunicado oficial. "Al mismo tiempo, insistimos en la necesidad de que se abra una investigación imparcial sobre las circunstancias de la última tragedia", ha agregado.
Asimismo, ha recalcado que "todos los responsables de estos crímenes han de ser juzgados y castigados severamente", al tiempo que ha reiterado que no hay alternativa al plan de paz del exenviado conjunto de Naciones Unidas y la Liga Árabe, Kofi Annan, y a los acuerdos alcanzados en Ginebra, según ha informado la agencia rusa de noticias RIA Novosti.
El Gobierno sirio informó el domingo de que sus fuerzas de seguridad "limpiaron" Daraya de "los vestigios de terroristas mercenarios". Activistas sirios denunciaron la ejecución de 270 personas en este barrio durante la ofensiva militar de las fuerzas gubernamentales.
"Nuestras valientes fuerzas armadas han limpiado el barrio rural de Damasco de Daraya de los vestigios de terroristas mercenarios, eliminando a un número de ellos, y ha confiscado sus armas y munición", reportó la agencia estatal de noticias siria, SANA.
Además, SANA precisó que las fuerzas de seguridad sirias desactivaron numerosos "explosivos de fabricación casera" y se incautaron de "un ingente arsenal de paquetes bomba".