Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Había personas ajenas a la tripulación en la cabina del avión de Kazcynski

Tatiana Anódina asegura que "hay que investigar en qué medida pudieron influir (personas ajenas a la tripulación) en la decisión (de aterrizar), ya que es de gran importancia para la investigación y para determinar las causas (de la catástrofe)". Al mismo tiempo, ha señalado que "por consideraciones éticas y morales y por las normas de la IATA" no puede revelar datos sobre la persona cuya voz fue identificada.
Ha indicado también que la identificación de las voces de los tripulantes fue complicada, ya que la puerta de la cabina estaba abierta. "Para eliminar el ruido de la grabación se utilizó un equipo único en su género, gracias al cual pudieron identificarse claramente las voces", ha explicado.
Por otra parte, la jefa del comité ha reiterado que "el trabajo de la comisión técnica permitió determinar que no hubo acto terrorista, ni explosión, ni incendio, ni fallo
técnico" y ha añadido que "los motores funcionaron hasta el mismo momento del impacto contra el suelo".
"El sistema de navegación también estaba encendido y funcionaba, y la tripulación recibió toda la información relativa a las condiciones meteorológicas y sobre los aeródromos alternativos", ha señalado.
En la catástrofe de Túpolev-154 el mes pasado cerca de la ciudad rusa de Smolensk murieron 96 personas, de las cuales más de 80 integraban una delegación oficial polaca, encabezada por Kaczynski, que viajaba a la localidad rusa de Katyn para rendir homenaje a los miles de polacos víctimas del estalinismo. EBP