Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las perversiones de Phillip Garrido

Christine Murphy Garrido ha contado en la televisión estadounidense que conoció a Phillip en la escuela secundaria, cuando tenía 19 años. En 1972 se fugaron juntos y se casaron. Entonces comenzó su pesadilla.
La primera esposa de Garrido asegura que este le golpeó, le apuñaló la cara y le pidió que participara en orgías. Christine ha contado en el programa de televisión que Phillip se volvió adicto al LSD y se ponía furioso si no llevaba a cabo sus fantasías sexuales.
"Me pegó y abofeteó, es un monstruo"
"Phillip quería tener encuentros con múltiples parejas y yo me negué", explica. "Entonces empezó a controlarme, me golpeó, me abofeteó, me dijo que tenía que madurar", cuenta Christine. Además asegura que "es un monstruo, siempre estaba intentado huir".
La primera mujer de Garrido asegura que en una ocasión otro hombre coqueteó con ella y su marido le hirió en la cara con un cuchillo.
Cuatro años después de que se casaran, Garrido fue declarado culpable de secuestrar y violar a Katie Callaway Hall, y condenado a cadena perpetua. Christine, que en la actualidad está casada y tiene cuatro hijos, explica que "me sentí aliviada".
"Tienen que ser fuertes"
Pero, según publica The Telegraph, ella no sabía que estaba fuera de la cárcel hasta que salió a la luz el secuestro y violación de Jaycee Lee Dugard, a quien ha mantenido encerrada durante 18 años y con la que ha tenido dos hijos.
Christine afirma que todo esto "me da naúseas, a las únicas que tengo algo que decir es a las víctimas, tienen que ser fuertes", afirma. BQM