Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un policía blanco mata a un joven negro que le había disparado en St. Louis

Un oficial de Policía blanco fuera de servicio ha matado a un hombre negro que le había disparado en el suburbio de Saint Louis, próximo a la ciudad de Ferguson, en la que la muerte de un joven negro por disparos de otro policía también blanco en agosto ha provocado una ola de protestas contra la actuación.

El mando policial, de 32 años de edad, se encontraba trabajando para una compañía de seguridad aunque llevaba su uniforme de Policía cuando intentó detener a un sospechoso que huía a pie, según ha explicado la portavoz del Departamento Metropolitano de Policía de Saint Louis, Schron Jackson.
El sospechoso, al que la Policía ha descrito como un varón negro de entre 18 y 20 años, se giró y disparó contra el policía que le perseguía, lo que provocó que el agente le respondiera con su arma y le hiriera fatalmente. La Policía no ha facilitado la identidad del fallecido.
El oficial, que es blanco y lleva seis años en el departamento, no resultó herido. En el lugar del crímen se ha encontrado una pistola, según el relato de Jackson. Por el momento, al mando policial se le ha situado en baja administrativa, siguiendo los protocolos habituales mientras la investigación de los hechos sigue su curso.
Hasta el lugar de los hechos han llegado decenas personas para protestar por lo sucedido en Saint Louis, en un suburbio que está a pocos kilómetros de la ciudad de Ferguson, marcada por la muerte en agosto de Michael Brown, un joven negro que murió abatido por los disparos de un agente negro.
Unas 200 personas se han acercado hasta el lugar del suceso y muchas de ellas han lanzado gritos contra los agentes de Policía. En un momento dado, varias decenas de personas han pateado y golpeado dos vehículos de la Policía, uno identificado como tal y otro camuflado.
Teyonna Myers, una joven de 23 años, ha asegurado al diario local 'Saint Louis Post-Dispatch' que ella es la prima del joven abatido por el Policía y que estaba desarmado cuando le ha matado. "Tenía un sándwhich en su mano y pensaron que era una pistola. Es como Michael Brown otra vez", ha denunciado.
El suceso ha tenido lugar en el barrio de Shaw, un distrito con bajos niveles de criminalidad. Hasta septiembre, no se habían registrado homicidios en esta zona aunque sí cinco casos de asalto agravado con violencia, según las estadisticas policiales.